Seleccionar página

Los escuchas constantemente en estas fechas, tal vez hasta los cantas, sin embargo, tal vez no conozcas a ciencia cierta su historia. Hoy te contamos el origen de esta tradición que el paso de los siglos no ha podido detener.

villancicos

Con el paso del tiempo, un conjunto de costumbres han contribuido a crear un ambiente festivo en las familias, calles, aldeas y ciudades para profundizar en el verdadero sentido de la Navidad.

Uno de ellos son los villancicos que se remontan al siglo V, cuando se compusieron cantos populares referentes al misterio de la Encarnación con inspiración en la teología y liturgia de Navidad. De esta manera se buscaba llevar la Buena Nueva a los aldeanos y campesinos que no sabían leer.

Se llamaba “villanus” al aldeano y con el tiempo el nombre cambió a “villancicos”. Estos cantos se caracterizan por el tono sensible e ingenuo de sus letras y de sus melodías que hacen referencia a los sentimientos de la Virgen y de los pastores ante la decisión de Dios de hacerse hombre.

Cantar villancicos es un modo en el que muchas personas demuestran su alegría y gratitud por el nacimiento de Jesús y escucharlos ayuda a la preparación del corazón para el acontecimiento de la Navidad.

Entre los villancicos más populares se encuentran “Los peces en el río”, “Campana sobre campana”, “Arre borriquito”, “El niño del tambor”, “¡Ay, del chiquirritín!”, “Vamos pastores vamos”, “Canta, ríe y bebe”, “La Marimorena”, entre otros.

Y a ti, ¿cuál te gusta más?

Fuente: ACI Prensa