Seleccionar página

¡Navidad, linda Navidad! Esta época del año marca muchas tradiciones culturales, cenas familiares, árboles llenos de esferas, posadas y regalos.

intercambio 4

Ya sea que ames esta época o seas el “Grinch”, en algún momento has pasado por el típico intercambio de regalos. Si eres suertudo, recibirás lo que anhelabas; de lo contrario, seguramente te llevarás un fiasco.

Cuando se pretende hacer un intercambio es muy común que entre todos se peleen por el monto del regalo, algunos lo quieren más caro y otros más barato, pero casi siempre se acuerda que sea un objeto en específico el que se regale.

Lo más común que suele hacerse para determinar el regalo que se dará, es una “wish list”, en esta lista de deseos cada quien anota lo que desea que se le regale. Hace algunos años, regalar CDs en los intercambios era algo a lo que se recurría mucho, pues además era sólo cuestión de dar el disco que estuviera de moda y ya con eso quedabas bien. Hoy es más recomendable dar tarjetas de iTunes o crédito en Google Play.

Pero siempre hay regalos que nomás no son los más convenientes y uno se suele llevar sorpresas, sobre todo en intercambio “Godínez”. Estos son los peores regalos que pueden darte en un intercambio pero que son todo un clásico:

intercambio 2

Suéteres navideños (Siéntete por un momento Mark Darcy)

Ok, sabemos que hay algunos que de tan feos son maravillosos, pero un suéter navideño es como un romance a primera vista: nadie puede forzarlo. Además, ¿por qué regalar algo que expira en 15 días? No es buena opción definitivamente.

Roperazo (El arte de reciclar regalos)

¿Tuviste la brillante idea de regalar algo que te regalaron y no te gustó? ¡Se nota! No sabemos cómo, pero siempre se nota. Así es la vida.

Calcetines (Y no para que deje caramelos Santa Claus)

Los calcetines pueden llegar a ser un buen regalo; nunca sobran y así puede uno ir tirando los que ya no tienen par o tiene “hoyito”, pero si no es la temática del intercambio y apenas conoces a la persona que te tocó, puede que se inhiba.

intercambio 3

Tazas (Porque no todos los días tienes para el Starbucks)

Nada dice más “no me interesa este tonto intercambio” como una bonita taza. Si quieres que tu mensaje sea más claro puedes regalar esa taza que te dio el proveedor la semana pasada y ponerle unos chocolates rellenos de cereza, de esos que nadie se come.

Adornos (Pero no para tu escritorio)

A menos que la persona que te tocó coleccione figuras de algún personaje en específico, por favor evita regalar adornos. A nadie le gustan las muñequitas de pasta o de madera estilo “country”. Estos artículos difícilmente logran salir de las envolturas y la mayoría de las veces terminan en manos de otra persona… durante otro intercambio.

Corbatas (Elegancia que nunca está de más)

Regalar este artículo no siempre es tan malo aunque tiene sus inconvenientes, más si no conoces del todo los gustos de la persona y su forma de vestir. ¿Te imaginas la cara que pondría alguien que siempre viste sport si le regalas una corbata? En el mejor de los casos fingirá que le encantó y se la dará a su papá. Si optas por este artículo, ten cuidado con el diseño que escoges. Una corbata con dibujos de patitos de hule no le gustará a nadie.

intercambio 5

Calzones (De la pantaleta de abuelita al hilo dental)

Si en tu oficina decidieron que el intercambio sería temático y todos van a regalar calzones, adelante. Compra los más grandes y ridículos que veas. Todos morirán de la risa y pasarán un rato agradable. De cualquier otra manera, jamás regales calzones a un compañero de trabajo. Sin importar el modelo que escojas, siempre harás que la otra persona se sienta incómoda. A nadie le gusta saber que el compañero estará “morboséandote” e imaginando cómo se te verá la “brasileña” que te regaló.