Seleccionar página

Luego de un tiempo, muchos deportistas se deciden a cambiar de gimnasio o mejorar e irse a otro más económico o con más prestaciones. Es cierto que los gimnasios “low cost” son más baratos, pero no son aptos para todos los públicos.

gym low cost 1

Es importante que sepamos que el entrenamiento del cuerpo es más serio de lo que parece. Una mala ejecución de los ejercicios o un incorrecto aprendizaje puede hacer que adquiramos una serie de vicios que a la larga acabarán pasando factura a nuestra salud general. Por ello debemos prestar especial atención y este es uno de los principales inconvenientes de este tipo de gimnasios.

Los gimnasios “low cost” están siendo muy populares, ya que nos ofrecen muchas ventajas como el precio y la cantidad de metros cuadrados y grandes instalaciones a nuestra disposición. Esta es la principal ganancia que juegan, pero existen otras muchas que no tenemos en cuenta y que para muchas personas puede ser algo contraproducente.

Entrenamientos impersonales y sin supervisión

En este tipo de gimnasios casi nunca hay entrenadores de sala a la antigua usanza, es decir, que estén pendientes de nosotros. Sobre todo en el caso de las personas que están empezando es importante que tengan una supervisión que controle la sala y los diferentes aparatos. Realizar entrenamientos sin un conocimiento previo puede ser algo muy arriesgado.

Los principiantes en riesgo

El riesgo de esto está principalmente en los principiantes, ya que si nadie les asesora pueden realizar los ejercicios observando al resto, pero la imitación no siempre es la mejor manera de aprender, ya que es esencial que sepan la técnica y los movimientos. Por norma general lo que tenderán será a realizar los ejercicios de la manera más cómoda para ellos, que no quiere decir que sea la adecuada. Esto puede generar vicios posturales que a fuerza de repetirse acabarán en una lesión y un problema mayor.

gym low cost 3

Instalaciones incompletas

Las instalaciones suelen ser grandes, pero carecen de ciertas comodidades o extras que otros centros ofrecen, como el sauna, la piscina, el spa. Simplemente lo que ofrecen es lo básico para trabajar el cuerpo. Lo mismo sucede con las clases colectivas; hay muchas opciones y un amplio horario, pero al haber mucho volumen de gente siempre suelen estar muy concurridas.

Inclinarnos por un gimnasio “low cost” es una alternativa que debemos valorar a la hora de apuntarnos al gym, pero no hay que dejar de lado estos puntos, ya que no todo el mundo es apto para desenvolverse en un tipo de centro con estas características. Este tipo de centros son muy buenos para aquellos que ya conocen los entrenamientos y la mecánica de los mismos.