Seleccionar página

Nuestros músculos necesitan movimiento constante para mantenerse fuertes y ágiles. Por eso te recomendamos que hagas ejercicio siempre que puedas. Y si tu estilo de vida es sedentario, puedes cambiarlo aprovechando cualquier momento para moverte.

ejercicio ofcina 1

Aquí unas sugerencias de ejercicios para cuando estés en la oficina:

– La tensión se concentra normalmente en la nuca y la parte superior de la espalda: los hombros y los omóplatos.

– Cruza las manos y ponlas detrás de la cabeza, empújalas con ella sin que se separen, lo que mantendrá tu nuca estirada. Respira tres veces completas lentamente.

– Después baja la cabeza hacia tu pecho y empújala suavemente con tus manos que siguen todavía en la nuca. Respira tres veces completas lentamente.

– Finalmente siéntate con la espalda erguida y cierra los ojos. Estira tu cuello y realiza un giro amplio con la cabeza, de izquierda a derecha pasando por el pecho.

– Con la espalda erguida, imagina que vas a empujar algo con tu barbilla y muévela hacia adelante varias veces al día. Sostén la posición unos segundos y relaja.

ejercicio ofcina 3

– Ahora regresa la cabeza hacia su posición natural e imagina que con la parte superior empujas algo hacia arriba. Estira la nuca y mantenla así unos segundos. Relaja.

– Relaja tus hombros y deja que cuelguen tus brazos. Mantén la espalda erguida y trata de mover los hombros primero hacia adelante y luego hacia atrás. Repite varias veces y descansa.

– Nuevamente con la espalda erguida y los brazos colgando, sube y baja los hombros varias veces. Relájate.

Recuerda que si mantienes los músculos tensos en una misma posición durante mucho tiempo, los lastimarás. Es importante que cambies frecuentemente de postura y que trates de estirar y relajar todos los músculos de tu cuerpo varias veces al día.