Seleccionar página

Los alimentos ricos en grasas siempre se han demonizado y muchas son las personas que los eliminan por completo de su dieta, pero lo que debemos tener en cuenta es que el organismo necesita recibir ácidos grasos para funcionar correctamente.

grasas buenas 4

Cuando hablamos de grasas es necesario que tengamos en cuenta que no todas son malas. Existen una serie de ácidos grasos necesarios, como los monoinsaturados o polinsaturados que nos aportan muchos alimentos.

Los que sí debemos consumir con más moderación son los saturados, sobre todo las grasas transgénicas, que son las que nos aportan colesterol de mala calidad y pueden poner en riesgo nuestra salud de verdad.

grasas buenas 2

Aceitunas

Entre los alimentos que nos aportarán ácidos grasos buenos vamos a destacar las aceitunas en primer lugar. De ellas proviene el aceite de oliva, una fuente importante de ácidos grasos monoinsaturados y polinsaturados. De hecho, es uno de los alimentos que más aporte graso tiene. Este motivo es el que muchas personas utilizan a la hora de eliminarlas de la dieta, cuando lo que hacen es mejorar la asimilación y eliminación de las grasas por parte del organismo, aunque su abuso tampoco es recomendable.

salmon sin preparar

Salmón

Otro alimento que debemos tener presente en la dieta es el salmón. Es el pescado más graso que existe, sobre todo por su aporte elevado de ácidos grasos Omega 3. Además, es un pescado que tiene una vida muy corta, lo que evita que acumule demasiados metales pesados en su organismo.

aguacate trombos 3

Aguacate

El aguacate es otro alimento que se ha dejado fuera de muchas dietas. A pesar de ser de origen vegetal contiene muchas grasas, pero de alta calidad. Entre su aporte destacaremos los ácidos grasos monoinsaturados que nos aporta y los polinsaturados, que aunque en menor medida, son también destacables. Por eso el aguacate es una buena alternativa a salsas como la mayonesa o a la mantequilla como acompañante de nuestros platos.

grasas buenas 3

Huevo

Los huevos también son un tipo de alimento que contiene altas dosis de ácidos grasos de muy buena calidad. Es cierto que se trata de un alimento rico en aportes nutricionales como las proteínas, pero en cuanto a las grasas muchas veces se le ha dejado fuera de la dieta, cuando realmente lo que nos aporta son grasas monoinsaturadas en gran medida. Lo que sí es que no debemos abusar de su ingesta, ya que al final podemos conseguir el efecto contrario al buscado.