Seleccionar página

La historia de la Nueva España es una caja llena de sorpresas y de personajes ilustres que apenas hemos oído nombrar alguna vez o que sabemos de su existencia, pero poco de las aportaciones que hicieron. Es el caso de Pedro Romero de Terreros, el hombre que llegó a ser el más rico del mundo en el siglo XVIII.

romero de terreros 1

Natural de Huelva, Romero de Terreros nació en el seno de una familia de nobles. En esos días, los padres eran quienes decidían el futuro de sus hijos, por lo que escogieron para él los estudios eclesiásticos, donde desarrolló sus capacidades intelectuales

Cuando tenía 22 años, su tío, prominente ciudadano de Santiago de Querétaro, le pidió que viajara hasta la Nueva España para ayudarle con sus negocios, Pedro asumió el control de los negocios de su tío, que iban en decadencia, y los volvió beneficiosos de forma muy rápida.

Después de la muerte de su tío, asumió en su lugar varios cargos municipales, llegando a ser en el año de 1742 alcalde, alferez real y alguacil mayor de la ciudad de Querétaro. Estos cargos lo ayudaron a enriquecer sus conocimientos y así se enteró de que en el poblado de Real del Monte existían grandes vetas de oro, plata y otros minerales.

romero de terreros 2

Como era una persona con ambiciones, no tardó en llegar a esta localidad, donde se asoció en 1743 con José Alejandro Bustamante y Bustillo, quien había conseguido desde 1739 el permiso de parte del conde de Revillagigedo, por entonces Virrey de la Nueva España, para realizar trabajos de explotación en la veta llamada La Vizcaína.

Romero de Terreros era el socio que aportaba el capital, lo que, con el tiempo y a la muerte accidental de Bustamante en 1750, le permitió reclamar y tomar posesión permanente como propietario único de la veta y así poder acumular una enorme fortuna. Esta veta fue la única que se explotó durante los últimos sesenta años del siglo XVIII, y era tan rica que en 1746 se registraron 900 familias de trabajadores asignados a este yacimiento.

Debido a sus ideas y propuestas para promover grandes acciones de índole religiosa, cultural y de beneficencia, se le otorgó en diciembre de 1768 por parte del rey Carlos III el título nobiliario de conde. Él mismo escogió el título de Conde de Santa María de Regla por la devoción que profesaba a esta advocación mariana, especialmente venerada en el convento agustino de Chipiona y cuya devoción se extendió por diversos lugares de América. En honor de la Virgen de Regla también había titulado su principal hacienda como San Miguel Regla.

romero de terreros 4

Con el paso del tiempo, Pedro Romero de Terreros se hizo más poderoso y tuvo que enfrentar algunos problemas con los mineros, aunque sin duda, las grandes vetas lo convirtieron en el hombre más rico de América, y tal vez del mundo, a mediados del siglo XVIII.

Sin embargo, su obra solidaria y benéfica continuaría cuando instituyó en 1775 el Sacro y Real Monte de Piedad de Ánimas, antecedente del actual Nacional Monte de Piedad, que contribuyó a la solución de problemas económicos de muchos habitantes de la Nueva España, además de ser benefactor de varios centros religiosos, en particular a conventos y colegios franciscanos donde se instruía a misioneros.

Murió en su hacienda de San Miguel Regla, ubicada en la localidad de Huasca, Hidalgo, el 27 de noviembre de 1781. Fue sepultado en el Panteón de Santa Paula, pero al cerrar este, sus restos fueron trasladados a Pachuca, donde fue enterrado en el altar mayor de la iglesia del convento de San Francisco, del cual había sido benefactor.