Seleccionar página

Para muchas personas la línea entre Pilates y Yoga es media confusa y sus diferencias, o semejanzas, no se vislumbran con claridad. Si bien ambas disciplinas tienen mucho en común, cada una trabaja con técnicas distintas.

pilates 1

Si lo que estás buscando es un cuerpo tonificado, entonces el Pilates es lo tuyo. Destaca frente al Yoga en la mayor implicación de la fuerza muscular, siempre trabajando sin llegar a la hipertrofia. Los músculos del core o parte central del cuerpo son los que más beneficios obtienen a través del trabajo con Pilates.

Si te encuentras dentro de una dinámica de pérdida de peso, Pilates puede ayudarte a través de la construcción de mayor masa muscular, lo cual se traduce en un metabolismo más rápido, y por tanto en una quema de calorías mayor a lo largo del día.

Además, el trabajo a través del método Pilates es muy energizante: activa nuestro cuerpo, favorece la producción de endorfinas y nos llena de fuerza y energía para afrontar los retos diarios.

yoga 67

Ahora bien, el Yoga está basado en la unión de la mente y el cuerpo como un solo ente: la meditación y la paz interior es un básico a la hora de practicar esta disciplina.

Quizá lo que más caracteriza al Yoga es que se trata de un estilo de vida más que de una práctica deportiva. Los Yoguis realizan un viaje de autodescubrimiento y de realización personal en el que, por supuesto, se incluye el ejercicio, ya que dan mucha importancia al cuidado del cuerpo.

La práctica del Yoga propicia la relajación, ya que libera energía en sus poses estáticas. Nos ayuda a resetear nuestro cuerpo y a desintoxicarlo.

Aunque después de esto puede parecer que son dos disciplinas opuestas, el Pilates y el Yoga tienen muchos puntos en común.

Ambas prácticas se basan en el control de la respiración, aunque de manera diferente en cada una de ellas. Las dos además dan una gran importancia a la corrección postural y a la elongación de los músculos, especialmente de la espalda.

Tanto Pilates como Yoga nos ayudan a mejorar nuestra flexibilidad y nuestro equilibrio, y a través de su práctica notaremos mejoras en el control del estrés y a la hora de dormir.