Seleccionar página

Aunque muchos de nosotros hayamos pasado gran parte de nuestra vida soñando con nuestra pareja perfecta, lo cierto es que son muchas las personas que actualmente tienen miedo a comprometerse y, sobre todo, al matrimonio, lo que provoca que estas personas huyan literalmente de todo lo que contenga la palabra “compromiso”.

miedo compromiso 3

Detrás del miedo al compromiso hay un vacío entre las demandas del medio y los recursos psicológicos de la persona. No desean comprometerse, ven la situación como excesiva y no saben cómo hacerle frente. Por ello, eligen huir, escapar a su zona de confort y ponerse su coraza.

No olvidemos que el carácter y la personalidad que tenemos en nuestra etapa adulta van muy de la mano de la relación que hayamos tenido con nuestros progenitores en la infancia. Por ello, una familia que haya sido excesivamente protectora, rígida en la educación o demasiado permisiva, hace que la persona no pueda desarrollar sus propias estrategias de afrontamiento para valerse por sí misma.

Las personas que padecen este miedo al compromiso, emocionalmente son muy atractivas, son grandes conquistadores. Cuando se ven dentro de una relación estable comienza ese miedo, se activan las señales de alarma y se crean situaciones de confusión en sí mismo y en el otro. En este momento la mente crea sus pensamientos de alerta porque no tolera su propia incoherencia.

miedo compromiso 1

“Seguro que no es la persona que busco”, “No es la mujer o el hombre de mi vida”, “No podrá darme lo que necesito”, “No voy a poder cumplir sus expectativas”, “En realidad no quiero tener pareja estable”, “Aún tengo mucho que experimentar y si tengo pareja no lo voy a poder hacer”, “Tener pareja es tener problemas”, son solo algunas de las ideas que pasan por la cabeza.

La verdadera razón de todas estas “justificaciones”, de todos estos temores, es la falta de estrategias y de conocimiento sobre uno mismo: ante la ausencia de capacidad para asumir el miedo y gestionar las emociones, huimos y rompemos la relación para tratar de recuperar nuestra zona de confort.

Para poder afrontar ese miedo al compromiso, lo primero que tenemos que hacer es averiguar de dónde viene nuestro miedo. Tenemos que barajar a qué es lo que tenemos miedo exactamente, ya que por lo general se suele tener miedo a algunas de las cosas que el matrimonio implica, más que al matrimonio en sí mismo.

miedo compromiso 2

Otra de las cosas que podemos hacer para dejar de huir del matrimonio es elaborar una lista con todos nuestros miedos. Por ejemplo, si lo que nos preocupa es que nuestro compromiso no funcione sólo por el mero hecho de conocer personas a las que no les ha funcionado, debemos saber que no todas las relaciones son iguales y, por tanto, lo nuestro no tiene que ser un fracaso.

Por otro lado, haz otra lista con las cosas buenas de estar con esa persona donde pongas todo lo que te ha enamorado de tu pareja. Las cosas que les gusta hacer juntos, las cosas que tienen en común, etc. De esta forma te darás cuenta si las cosas buenas superan las negativas y te dará fuerzas y seguridad a la hora de tomar la decisión.