Seleccionar página

Muchas personas no saben que sufren de una deformación de la córnea. A pesar de que suena amenazante, como si una parte importante del ojo fuera defectuosa, no hay motivos para preocuparse.

astigmatismo 3

La deformación de la córnea es algo bastante normal. Médicamente, el término para esta alteración en la curvatura de la córnea es astigmatismo.

En general, el astigmatismo es corregido por el óptico cuando hace los anteojos sin que el dueño de los mismos se entere de ello. Sin embargo, si esto no se corrige en las gafas, los afectados no ven con nitidez. Mientras que los miopes ven borroso, cuando hay astigmatismo la imagen se deforma.

Esto se debe a que los rayos de luz que llegan al ojo no se unen en un punto en la retina debido a la diferente curvatura de ésta, lo que hace que las imágenes se vean borrosas. En el astigmatismo, cuando los rayos de luz atraviesan la córnea, se forman dos focos o más, lo que genera una imagen distorsionada.

Sin embargo, los afectados no deben compensar necesariamente el astigmatismo con anteojos o lentes de contacto. Pero si lo hacen, de seguro verán mejor.

astigmatismo 2

Otra opción es la operación con láser. Es posible emplearlo con hasta cinco dioptrías, aunque no se recomienda a partir de las seis. Además, es posible que después de la operación, el astigmatismo “regrese” al menos en parte. La probabilidad es mayor cuanto más importante era la deformación.

Usar lentes de contacto o gafas no corrige ni empeora a la larga el astigmatismo, que suele mantener un nivel relativamente constante a lo largo de la vida, pero es posible que haya pequeñas oscilaciones.