Seleccionar página

Además de ser una fruta muy refrescante debido a que contiene casi un 93% de agua, la sandía tiene muchísimas propiedades que ayudan a que tu cuerpo se mantenga saludable. Acompáñanos a conocerlas.

SANDIA 1

Estudios recientes han demostrado que es perfecta en estados de cansancio o debilidad, y que su aporte es ideal cuando nos duelen los músculos e incluso para recuperarnos después de un gran esfuerzo físico o de practicar deporte.

sandia 2

Su composición a base de L-citrulina nos ayuda a relajar los vasos capilares,  y no solo eso, metaboliza arginina, lo cual es muy positivo para el corazón y la hipertensión.

sandia 3

Contiene un alto nivel de antioxidantes, ideal para prevenir el envejecimiento y mantener en estado óptimo nuestros tejidos.

sandia 4

La sandía contiene varios minerales alcalinos que la hacen muy apropiada para pacientes con problemas reumáticos.

sandia 5

Gracias a sus propiedades y composición enriquecida con fibra, es perfecta para esos instantes en que estamos aquejados por el molesto estreñimiento.

sandia 6

Gracias al licopeno, puede protegernos frente a determinados tipos de cáncer, además de otras enfermedades cardiovasculares.  De hecho, existen también muchos estudios que avalan esta idea, incluso previene la ceguera en las personas mayores gracias a sus propiedades para evitar la degeneración macular.

sandia 7

La sandía contiene vitamina C, que ayuda a reducir el riesgo de padecer asma en las personas que la consumen.

La sandía también es ideal para la piel, ya que contiene vitamina A, un nutriente necesario para la producción de sebo que mantiene el cabello hidratado. La vitamina A también es necesaria para el crecimiento de todos los tejidos corporales, incluyendo la piel y el cabello.

sandia 8

Por estas razones, comer sandía resulta favorable para nuestro cuerpo, aunque claro, siempre debemos recordar que todo debe ser con medida.