Seleccionar página

La ansiedad es un estado emocional en el que las personas se sienten inquietas, angustiadas y temerosas, y se experimenta temor frente a situaciones que no se pueden controlar o predecir. Es un estado de desesperación constante, en el cual no vives o disfrutas los momentos presentes, ya que te la pasas pensando en el futuro. 

ansiedad enfermedad

Sin embargo, hay algunos sencillos consejos que pueden ayudarte a controlar la ansiedad y disminuirla, aquí algunos de ellos:

1.- Té de manzanilla: Algunos compuestos de la manzanilla se relacionan con los mismos receptores cerebrales que tienen los medicamentos como el Valium. En un estudio de la Universidad de Pensilvania, los pacientes con trastorno de ansiedad generalizada que tomaron suplementos de manzanilla durante ocho semanas tuvieron una disminución significativa en los síntomas de ansiedad en comparación con los pacientes que tomaban placebo.

2.- Haz ejercicio: El ejercicio es seguro y bueno para el cerebro, además de un poderoso antídoto contra la depresión y la ansiedad, tanto a corto como a largo plazo. Si haces ejercicio con regularidad, aumentará tu autoestima y te sentirás más saludable.

3.- Hábitos de sueño y alimentación: Aprende a regular el sueño, de forma que sea suficiente y que el cuerpo encuentre un alivio; adoptar una rutina sistemática puede ayudar a disminuir la tensión. Recuerda que una alimentación variada y no muy pesada favorece el control de muchos síntomas gástricos que se favorecen en estados de ansiedad.

4.- Lavanda: El aroma embriagador de la lavanda puede ser antiinflamatorio. En un estudio se descubrió que los pacientes de una consulta dental eran menos ansiosos si la sala de espera estaba perfumada con aceite de lavanda. En otro estudio realizado en Florida, los estudiantes que inhalaron el olor de lavanda antes de un examen se sintieron con menos ansiedad.

5.- Disminuye tu ritmo de vida: Dale un orden a las tareas que debes realizar a lo largo del día y prioriza las más importantes. Oblígate a bajar la marcha, verás que logras hacer mucho más, con menos estrés.

6.- Aprende a relajarte y a respirar: Las técnicas de relajación, entre ellas y muy particularmente la respiración abdominal, se utilizan para reducir o prevenir la sobreactivación fisiológica producida por la ansiedad y en el estrés. Practicar yoga puede ser una forma de relajarte a la vez que aprendes a controlar tu respiración.