Seleccionar página

La motivación es esa fuerza interior que te ayuda a realizar las cosas, el impulso que te permite dar el extra, la voz que te dice “¡puedes lograrlo!”. 

correr lluvia 1

No importa si eres deportista incipiente o de alto rendimiento, la motivación te ayudará a no claudicar, a persistir ante los problemas y perseguir tu meta. Para que la motivación no caiga necesitas:

Amor por lo que haces

Esto es conocido por los especialistas como motivación intrínseca, es decir, el gusto que tiene cada persona por la actividad que realiza.

La idea es recordar por qué practicas ese deporte, qué es lo que te apasiona de él, para qué quieres conseguir eso que te propones. Toma conciencia de estas preguntas: ¿Quieres perder unos kilos? ¿Ponerte en forma? ¿Superar lo que has hecho? ¿Vale la pena invertir tu tiempo, dinero y esfuerzo?.

Esta reflexión es la base del compromiso que tendrás o no para realizar tu actividad. Evalúa qué tan fuertes son tus argumentos y sé sincero. Si ya sabes que quieres continuar, ahora dedícale tiempo y constancia.

Redirecciona tu motivación

Antes de continuar, tal vez te pase que después de realizar el ejercicio de autoanálisis te des cuenta de que tienes demasiadas creencias negativas. Pasaron por tu mente pensamientos como: “no sé para qué lo hago si de todas maneras no lo voy a conseguir”. Modifica esa desmotivación y redirígela para tu beneficio. Piensa que si otras personas lo han logrado, ¿por qué tú no?.

pesas rusas 10

Persigue una meta

El siguiente paso se denomina motivación extrínseca. La idea es dirigir al sujeto a trabajar sobre un objetivo, por ejemplo, superar tus propios tiempos en alguna carrera o alcanzar cierto kilometraje. Estas metas deben ser realistas. Disfrutar de pequeños logros a corto plazo generará mayor estímulo para avanzar a objetivos más ambiciosos.

Si tienes esos kilitos de más analiza, ¿cuántos años llevas acumulando grasa?. Necesitas un poco de tiempo para libertarte de ella. Es válido en este punto celebrar tus progresos, dalos a conocer a tus seres queridos, siéntete orgulloso porque el trabajo que estás realizando funciona.

Crítica constructiva

En  esencia se trata de una motivación negativa, el entrenador observa y relaciona las debilidades que tiene el equipo o sujeto, con ello podrán perfeccionar sus habilidades y corregir los errores.  Si no tienes un entrenador, pídele opinión a alguien de tu confianza. Muy importante, nunca tomes las cosas personales. Analiza lo que te dicen, si no te sirve, tíralo a la basura, si crees que la observación es correcta, haz las adecuaciones pertinentes.