Seleccionar página

Hacer una buena clase de spinning es mucho más que subirse a la bici y pedalear a lo loco; existen pautas de seguridad que debemos seguir para evitar lesiones y para maximizar los beneficios de la sesión. 

spinning errores 2

Regular la altura y distancia del manillar y el asiento es muy importante para mantener una postura correcta en una sesión de spinning. Tengamos en cuenta que vamos a pasar mínimo 45 minutos subidos en esa bicicleta; si la regulamos de forma incorrecta estaremos todo ese tiempo con una postura potencialmente perjudicial. Saber regular la bicicleta es la regla de oro antes de comenzar la clase.

Altura del sillín

Es lo primero que regulamos. Debemos colocarnos de pie junto a la bicicleta; la altura del asiento debe ser la misma que la de nuestra cresta ilíaca, es decir, el hueso de la cadera. Una vez subidos en la bici, debemos asegurarnos de que al estar uno de los pedales en su punto más bajo, nuestra pierna queda extendida pero con la rodilla ligeramente flexionada. Sobre la inclinación del sillín, debe colocarse siempre paralelo al suelo. Si lo colocamos con la punta hacia abajo nos resbalaremos durante la clase. Si la punta está muy hacia arriba podemos hacernos daño.

Altura del manillar

El manillar debe encontrarse a la misma altura que el sillín o un poco más arriba. Con un par de centímetros, es lo ideal, no a la altura de los hombros. Un manillar demasiado alto hará que nuestros hombros estén contraídos toda la sesión, nuestra espalda estará mal colocada y es probable que suframos molestias en la zona cervical.

altura silla spinning 1

Regulación horizontal del sillín

Para un ajuste óptimo debemos colocar nuestros pies ya anclados en los pedales paralelos al suelo, en ese momento la rótula de la pierna adelantada debe coincidir con el eje de ese pedal.

Regulación horizontal del manillar

También podemos adelantar o atrasar el manillar. Lo ideal es que la distancia entre la punta del sillín y la base del manillar sea la misma que la de nuestro antebrazo, incluyendo los dedos. Podemos llevarlo incluso unos dos o tres centímetros más adelante. Sobre todo debemos fijarnos en que, una vez subidos en la bici, nuestros hombros están relajados y nuestros codos flexionados.