Seleccionar página

No ir al gimnasio un día no tendrá mucho efecto sobre tu organismo pero, ¿sabías que terminar abruptamente tu rutina de ejercicio regular puede dañar tu cuerpo y tu mente?

dejar ejercicio 1

Si has estado fuera de acción por una condición médica o lesión, habla con tu médico acerca de qué maneras puedes mantenerte en forma sin hacerte daño. Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando dejas de hacer ejercicio:

Los músculos se reducen

Tus músculos no se convertirán en grasa una vez que dejes de hacer ejercicio; sin embargo, lo que sí sucederá es que comenzarán a reducirse una vez que dejes de hacer ejercicio regularmente. Si limitas el consumo de calorías para compensar la falta de ejercicio, los músculos simplemente se harán más pequeños, mientras que el tamaño total de tu cuerpo se mantendrá. Pero si sigues comiendo la misma cantidad que cuando hacías ejercicio, la grasa se acumulará y terminará por cubrir tus músculos.

Más vulnerable a los cambios de humor

El ejercicio puede hacer que tu cuerpo suprima los productos químicos que causan depresión y potencie la producción de otros químicos que la contrarrestan. Cuando dejas de hacer ejercicio te pierdes de estos beneficios. También podrías sentirte de mal humor o dañar tu autoestima si tu peso comienza a subir.

dejar ejercicio 2

Disminuye la condición física

A medida que tus músculos se contraen, tu nivel de aptitud física decae. Puedes comenzar a perder la resistencia, la flexibilidad y la energía en las siguientes dos semanas después de interrumpir el ejercicio regular. Volver a hacer ejercicio puede revertir estos efectos, pero puede ser que te tome tiempo y esfuerzo.

Puedes sufrir síndrome de abstinencia

Si dejan la actividad de forma abrupta, los atletas y quienes asisten al gimnasio rigurosamente todos los días pueden experimentar síntomas similares a los de un drogadicto en recuperación. Pueden notar cambios en sus patrones de sueño, tener dificultad para concentrarse o sentirse adoloridos.