Seleccionar página

Es muy sabido por todos que para eliminar la grasa localizada que se vuelve antiestética y -a veces- molesta, se debe tener una dieta equilibrada e ingerir muchos líquidos; sin embargo, hay partes del cuerpo, como la espalda, que cuestan mucho mantener en forma.

espalda ejercitada 1

Muchas personas luchan con la grasa de la espalda que aparece en forma de rollos en los lados de la parte media y baja de esta parte del cuerpo. En este sentido, es importante combinar ejercicios aeróbicos y anaeróbicos, es decir, hacer ejercicios como correr, caminar o nadar junto con un trabajo de pesas localizado.

Los primeros lograrán la tan ansiada quema de grasas y los otros, lograrán ejercitar el músculo, estilizándolo, previniendo la flacidez y, con el tiempo, se queman más grasas y calorías. Incluso, hay quienes recomiendan que junto a los anteriores entrenamientos se agregue trabajo de tensión para lograr una espalda saludablemente sexy.

Para ello, lo mejor es ejercitar los músculos de la cintura con un peso ligero y mantenerlo en la mano izquierda. Los laterales de cintura trabajan los oblicuos, que son responsables de la flexión lumbar, la rotación lumbar y la flexión lateral de la columna lumbar. También aumentan la presión intra-abdominal. El ejercicio también recluta el cuadrado lumbar, los músculos que mantienen erecta la columna, trapecio superior y medio, elevador de la escápula, glúteo medio y glúteo menor.

Por otro lado, es aconsejable una buena hidratación antes de realizar cualquier ejercicio. En este sentido, un jugo natural de algún cítrico ayudará a la quema de calorías, ya que la vitamina C contribuye a la metabolización de grasas, sin olvidar el agua.

espalda ejercitada 2

Asimismo, mantener la espalda saludablemente ejercitada provocará en ti una mejor postura: espalda erguida, hombros para atrás y pecho y senos más elevados, debido a que tus músculos serán más fuertes.

Al mismo tiempo, podrás prevenir molestias lumbares u otros dolores asociados a esta zona de tu cuerpo. En consecuencia, te verás y sentirás mucho más saludable y seguro.

Por último, no hay que olvidar que antes de empezar cualquier ejercicio es bueno visitar a nuestro médico para checar que no tenemos ningún impedimento para realizar nuestras rutinas.