Seleccionar página

Podría parecer algo vergonzoso para las generaciones anteriores, pero cada vez son más los jóvenes que aunque tengan un trabajo remunerado, siguen viviendo en la casa paterna, condición que se ha multiplicado principalmente debido a la precariedad en los salarios.

vivir con papas 1

Es cierto que llega un momento de nuestra vida en el que estar en la casa de nuestros padres es muy difícil y nos gustaría muchísimo tener nuestro espacio, bajo nuestras reglas, pero por diversas razones eso no es opción.

Sin embargo, el hecho de vivir bajo el mismo techo de los padres no quiere decir que no se pueda tener independencia.

El primer paso para llegar a ella es poner límites sanos y no platicar todo lo que te sucede, en especial si la relación con tus padres no es muy buena. Es comprensible que se preocupen por ti, pero si les das toda la información de lo que haces o dejas de hacer, te lo recordarán o querrán cuidarte todo el tiempo.

Mientras más te acostumbres a hacerte cargo de tus asuntos, más rápido y fácil será cuando vivas solo. Pagar la cuenta del celular, comprar tu desodorante, y hacer de comer son cosas que, por lo general, le pedimos a nuestra mamá que haga y que debes hacer tú. Aunque implique un poco más de trabajo, son detalles que marcarán una diferencia muy grande en tu independencia.

vivir con papas 2

Una de las cosas más complicadas cuando vives solo es administrar bien tu dinero. Desde que estás en casa de tus padres puedes aprender; evalúa lo que vas a comprar, dale prioridad a lo necesario y ahorra.

Algo que resta muchos puntos a tu autonomía es pedirles dinero a tus padres poco después de que te pagan. Claro que es una ventaja tener apoyo, pero serás independiente más rápido mientras mejor aprendas a organizar tus finanzas.