Seleccionar página

Ahora hay muchas mujeres que se han sumado al running. Se trata de un ejercicio económico, fácil de hacer, no requiere un equipo especial y solo basta con tu disposición y ganas de ponerte a sudar.

correr empezar 1

La cuestión es que muchas personas piensan que correr significa que van a bajar de peso inmediatamente y si éste era tu objetivo principal, pero no ves que pasa en tu cuerpo, puedes sentir que correr no tiene sentido alguno.

Si no pierdes ni una libra cuando estás corriendo puede ser por alguno de estos tres factores:

No estás corriendo lo suficiente

Quizás no estás corriendo ni tan fuerte ni tanto como piensas. Claro que vas a sentir el esfuerzo, puedes sentir tu corazón palpitando, tu pecho sudando y tus piernas recibiendo todo el impacto, pero si corres a una velocidad en que las personas que caminan te pasan de largo, quizás el esfuerzo no es lo suficiente, por más que tu mente te esté diciendo lo contrario.

También puede ser que pienses que una sesión de running es suficiente, o quizás dos. Y si bien puedes esforzarte en ellas, correr sólo dos veces a la semana no hará que los kilos desaparezcan. Lo mejor es hacer varias sesiones, por lo menos cinco veces a la semana.

No estás quemando suficientes calorías

Si no te estás esforzando tanto, entonces no quemas tantas calorías. Si usas un monitor cardíaco puedes ver que quemaste 300 calorías en tu sesión de running, y hasta te sientas contenta por tu logro, pero esto puede que no sea suficiente para perder peso. Para perder una libra de grasa debes lograr un déficit de 3,500 calorías a la semana. Correr cuatro veces y quemar 300 calorías o menos, no te acercarán a ese número.

running 3

Te comes lo que corres

Muchos tenemos la percepción de que si corrimos tanto, nos merecemos una recompensa. Y es muy fácil “comer” lo que acabas de quemar. Si volvemos al ejemplo de las 300 calorías, si tomas bebidas deportivas cada vez que corres puedes jugarte la carta en contra, bebiéndote lo que acabas de sudar. Y eso pasa con muchas otras comidas y bebidas inocentes que consumes en el día. Lo que tienes que entender es que hacer ejercicio no es excusa para comer todo lo que quieras.