Seleccionar página

Desde el siglo XIV hasta la actualidad el brasier ha formado parte de la vida de las mujeres; de encaje, con relleno y sin relleno, esta prenda acompaña a cada una desde que el día comienza hasta que éste concluye, por lo que es importante elegir el adecuado, tanto en talla como en forma.

como elegir un brasier
Por lo anterior, es importante elegir un sostén que sujete bien pero que no comprima los senos; tampoco debe apretar, dejar marcas o formar pliegues en la piel y debe permitir respirar sin dificultad.

Para conocer la talla adecuada, es necesario rodear la espalda y debajo del busto, tomar la medida en pulgadas, si ésta es un número impar se tendrá que sumar un dígito para así obtener la talla.

La medida de la copa se obtiene al rodear la espalda y los senos a la altura de los pezones, una vez que se tenga la medida es necesario restarle la longitud anterior.

De esta manera, si el resultado es entre cero y media pulgada, la copa es AA; entre media y una pulgada, es A; la copa B va entre una y dos y media pulgadas, en tanto que la copa C, con una diferencia de entre dos y media y tres y media pulgadas.

La copa D corresponde a una diferencia que va de entre tres y media y cuatro y media pulgadas; la doble D entre cuatro y media a seis pulgadas; entre seis y siete pulgadas la copa será tripe D, y entre siete y ocho pulgadas de diferencia la copa correspondiente es la G.

Con el paso del tiempo la forma y el volumen del pecho cambia, por lo que es aconsejable revisar periódicamente la talla del brasier.

También es recomendable utilizar sujetadores con copas transpirables y elásticas durante la lactancia y elegir aquellos que tengan aros metálicos protegidos con una funda acolchada.

Las mujeres que realizan algún tipo de ejercicio de manera cotidiana deben contar con un sostén específico para cada actividad, así, para quienes hacen yoga o pilates, las prendas de mínima sujeción son las ideales.

Para andar en bicicleta, patinar o caminar se debe elegir uno con copas ajustadas al pecho que permitan la transpiración, mientras que para correr, jugar futbol o hacer spinning es mejor utilizar un brasier con mayor sujeción, con espalda cruzada y costuras reforzadas.