Seleccionar página

Fomentar la autonomía desde los primeros años de vida es la base del aprendizaje; ésta hace que los niños se muestren más seguros de sí mismos y de sus capacidades, a la vez que aprenden a asumir riesgos y a valorar sus posibilidades de éxito. 

ninos autonomos 1

En contraparte, un niño dependiente requiere de ayuda continua y tiene poca iniciativa, suele presentar problemas de aprendizaje y de relación con los demás.

Ayudar a nuestros hijos a ser más autónomos es una tarea relativamente sencilla, ya que se trata de permitirles tomar decisiones y asumir responsabilidades. No tienen por qué ser grandes gestas, sino más bien, habilidades y tareas adaptadas a su edad como recoger, ordenar, comer solos, preparar su mochila, etc.

La responsabilidad no surge de manera espontánea sino que es fruto de la educación y de la experiencia. Fomentar la autonomía desde niños favorece el pleno desarrollo de la responsabilidad de los pequeños.

La constancia y el reconocimiento de los logros, así como la reflexión sobre los errores son las principales pautas para alcanzar resultados positivos. Además, no se trata de dejar a los niños solos y despreocuparnos, sino de permitirles retos que no entrañen riesgos, en los que podemos supervisarlos y, por supuesto, ofrecerles apoyo emocional en todo momento.

ninos autonomos 3

– Ofrécele opciones para elegir: Normalmente los niños tienen horarios milimétricamente establecidos, así que es importante encontrar tiempo en el que ellos puedan elegir. Para ello puedes darle opciones: que elijan el juego que desean, el parque al que prefieren ir y el peinado que quiere hacerse.

– Dejarlo actuar sólo: Las primeras veces que coma sólo se manchará, las primeras veces que use el cuchillo y el tenedor tardará o la primera vez que se vista se pondrá la camiseta al revés. Ten paciencia y déjale actuar sólo mientras te mantienes cerca por si te necesita. Sólo así podrá aprender.

– Darle su espacio físico y emocional: Deja que tu hijo te cuente sus experiencias cuando le apetezca, atosigarle con preguntas puede hacer que se sienta agobiado o que perciba invadida su privacidad.

– Dejarlo pensar: Cuando te haga preguntas puedes darle la respuesta automáticamente o animarle a pensar sus propias respuestas. Así también desarrollará un ejercicio de imaginación. Luego puedes explicarle cómo es en realidad.

ninos autonomos 4

– Enseñarle a buscar soluciones: “¿Quieres que lo busquemos en internet?” o “¿Te apetece que miremos en algún libro sobre ese tema?” Si contestas así a alguna de las preguntas de tu hijo, la respuesta será una aventura, sólo tiene que aprender a encontrarla, lo que despertará su curiosidad y su autonomía.

– Establecer los límites: Fomentar la autonomía no significa dejar que los niños lo hagan todo solos. Tendrás que establecer los límites y supervisarle en todo momento para que sea una experiencia realmente educativa.

– Si no quiere: Hay niños que se niegan a realizar nuevas actividades; sin embargo, la mayoría aceptan con aquello de “ya eres mayor para hacerlo solito”. Si aun así se niega, debes valorar si lo hace porque la actividad está fuera de su alcance o si es sencillamente porque no quiere. En el primer caso adapta el reto a su edad o elige otro distinto. En el segundo, ignora las quejas y déjale asumir las consecuencias de su conducta.