Seleccionar página

Después de una tormenta severa o algún fenómeno natural puede ser muy peligroso salir inmediatamente a revisar los daños sufridos en tu casa.

inundaciones patrimonio 2

En estos días de lluvia, se corre el riesgo de sufrir alguna inundación. Una vez que la tormenta ha pasado, el peligro aún persiste. Muchas personas han resultado lesionadas o perdido la vida por no estar lo suficientemente informadas sobre cómo actuar después de un desastre natural.

Para que tú y tu familia no sean parte de la estadística, te damos los consejos básicos a seguir una vez que pasa la tormenta:

– No salgas inmediatamente de tu casa hasta que escuches los partes oficiales en la radio y sigue al pie de la letra todas las instrucciones de las autoridades locales.

– Haz que tu familia se mantenga dentro de la casa, sobre todo los niños y personas mayores. Explícales al peligro al que se exponen.

inundaciones patrimonio 3

– Si ves un objeto de metal cerca de un cable eléctrico, aléjate de él.

– Si sientes olor a gas en tu casa, cierra la válvula del suministro de gas.

– Si no tienes servicio de electricidad, evita iluminarte con velas y ten siempre un extintor de incendios a mano.

– Revisa los alimentos antes de comerlos para saber si están en buen estado. No ingieras alimentos que hayan estado sometidos a altas temperaturas.

– Ten mucho cuidado usando sierras eléctricas para cortar árboles o ramas caídas. Si se trata de árboles grandes y pesados es preferible buscar un profesional que tenga los equipos necesarios para hacer el trabajo.

inundaciones patrimonio 4

– Si vas a revisar los daños que sufrió el techo de tu casa, ten precaución subiéndote a la escalera. No lo hagas sin ayuda.

– Si vas a contactar a tu compañía de seguros, documenta los daños que sufrió tu casa antes de limpiar y eliminar escombros, árboles caídos, etc.

– Toma fotos y videos de todo lo que veas y adjúntalos a una lista detallada de objetos dañados y daños estructurales de la vivienda.

– Busca tu póliza de seguro y léela cuidadosamente para saber qué cubre y qué no. Asegúrate de tus derechos antes de hacer el reclamo.