Seleccionar página

La vida actual es muy estresante, sobre todo en el ámbito laboral. Desde las largas y exigentes jornadas de trabajo hasta la infraestructura de las oficinas modernas que, al igual que las viviendas, cada vez son más reducidas en espacio y tamaño, y estas condiciones hacen que caigamos en el estrés fácilmente.

estres laboral 1

Por desgracia, el estrés afecta no sólo nuestro estado de ánimo, sino también nuestra salud y desempeño, lo cual se verá reflejado en una baja productividad, más carga de trabajo, menor ingreso y por ende, más estrés.

Si bien no podemos cambiar las condiciones de trabajo o a nuestro jefe, sí podemos concentrarnos en que nos afecte poco y liberar el estrés de la oficina, teniendo así una mejor calidad en nuestro día a día.

Aquí te dejamos unos tips antiestrés:

Pequeñas distracciones

Si trabajas en un lugar reducido, intenta alegrar tu vista con otros medios; por ejemplo, alguna foto de tu hijo, lo cual te alegrará el día. Si cuentas con una computadora personal también puedes establecer un fondo de escritorio con alguna imagen agradable. Es un detalle pero suma.

escuchar música oficina

Escuchar música

Si tienes la oportunidad de colocarla en tu computadora, o bien lleva un reproductor o audífonos para no molestar a terceros, estará perfecto. Si por tu tipo de trabajo no te permiten poner música, aun así puedes escucharla mientras comes o en tu descanso y verás cómo te relajas.

Caminar

Tómate un descanso y estírate, o bien en intervalos de una hora levántate y camina un poco. Si necesitas comunicarte con algún colega ve directo a su oficina en lugar de enviar un email o marcar la extensión, así tendrás tiempo de relajarte y caminar un poco.

Ejercicios en la oficina

Realiza ejercicios aptos para oficina, ya que estar sentados tanto tiempo no quiere decir que no podamos movernos en nuestro lugar y mejor aún, ejercitarnos; están los movimientos simples como estirar los brazos hacia arriba o al frente, mover la cabeza de un lado a otro, hacer punta y talón con los pies, contraer los músculos de los glúteos, estirar la espalda, etc.

workaholic

No trabajes en casa

No lleves trabajo a tu casa, a menos que sea muy necesario. Intenta separar y limitar cada ambiente, no te autoexijas más de lo que puedes dar. Recuerda que trabajamos para vivir y no vivimos para trabajar, todo exceso es nocivo.