Seleccionar página

Mexicana de Aviación fue considerada una de las líneas aéreas emblemáticas del país, pues hasta el año 2010 llevaba 98 años operando. No obstante, fue ese mismo año, el 28 de agosto, cuando la aerolínea detuvo operaciones.

mexicana 4

Ese año, la aerolínea se encontraba en una latente y virtual quiebra financiera, por lo que tuvo que recurrir a un concurso mercantil para reestructurar financiera o administrativamente sus obligaciones con los acreedores y mantener sus relaciones y operaciones.

En el mes de enero, el gobierno federal impulsó la fusión entre Mexicana de Aviación y Aeroméxico para construir una de las empresas aéreas más representativas del país, sin embargo, los empresarios de ambos grupos optaron por rechazar la propuesta y continuaron sus operaciones de forma independiente.

En julio de ese año, los sobrecargos y pilotos dieron a conocer que la empresa modificaría todos los contratos colectivos de trabajo, por lo que se abrió una solicitud de concurso mercantil el 2 de agosto, una medida mediante la cual se trató de reestructurar costos y asegurar la viabilidad financiera de la compañía.

mexicana 3

Las siguientes semanas fueron determinantes para que finalmente se determinara suspender las operaciones. La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) quitó a Mexicana de Aviación de las empresas registradas para usar el código de comercialización de boletos, por lo que la aerolínea se vio obligada a dejar de vender pasajes en sus diferentes vuelos, un duro golpe que anunciaba la verdadera crisis.

A inicios de agosto, se informó que iría quitando vuelos de forma paulatina, por lo que llevó a cabo una reestructuración de rutas y cancelaciones diversas, sin dejar de lado que suspendió de la nómina a más de ocho mil trabajadores del grupo empresarial.

Ante la severa crisis y como un intento desesperado, Grupo Mexicana decidió que los trabajadores fueran incluidos como accionistas del holding de la compañía, una medida que tenía como finalidad utilizar recursos por la cantidad de 150 millones de dólares para reactivar las finanzas de la aerolínea.

De igual manera, los intentos de Tenedora K, que adquirió 95 por ciento de las acciones de Nuevo Grupo Aeronáutico, se vieron frustrados tras no poder solventar las deudas de la compañía.

Ante la incapacidad de sostenerse en pie, fue el 28 de agosto de 2010 cuando Mexicana optó por interrumpir sus operaciones, después de argumentar que no pudo construir ningún acuerdo para poder mantener los costos de operación, una situación que ha comenzado a desatar las denuncias y exigencias de varios sectores empresariales y de la vida política nacional.

En un ir y venir de propuestas por echar a volar de nuevo a la aerolínea han pasado cinco años de este hecho y hasta ahora no hay ningún avance por parte del gobierno federal para atender peticiones de los trabajadores.

mexicana 1

La suspensión dejó sin empleo a más de ocho mil trabajadoras y trabajadores en activo, y se dejó de pagar las pensiones de 650 jubiladas y jubilados.

La única esperanza de los afectados se desvaneció el 4 de abril de 2014 cuando se declaró la quiebra de la empresa, la cual, a decir de los jubilados, de haber vuelto a volar generaría los ingresos suficientes para el pago de las pensiones y daría empleo a más personal. Con la quiebra también se negó la posibilidad de que los trabajadores afectados con el fraude que llevó a la bancarrota a Mexicana conformen una cooperativa que administre la aerolínea más importante de México y la hagan funcionar nuevamente.