Seleccionar página

Con lo macabro y la risa, el terror y lo grotesco, la cotidianidad y el expresionismo, el universo de los vivos y el de los objetos animados, Tim Burton ha trazado una filmografía peculiar y ha sentado un estilo de espanto y maravilla.

tim burton 2

En persona, Tim Burton parece un personaje sacado de una película de él mismo. Su pelo es rizado, su ropa es oscura, habla en voz baja pero con tono apresurado, con un brillo ligeramente maniaco en sus ojos.

Desde su época de estudiante en la ciudad de Burbank, California, donde nació el 25 de agosto de 1958, Burton mostró un gran talento para el dibujo y desde sus primeros cortometrajes, mostró las características fundamentales de su cine: estética expresionista, nostalgia por los personajes del cine clásico de terror y movimientos de cámara muy similares a los empleados en el dibujo animado.

Por lo general , en su cine propone ideas algo bizarras, exageradas, góticas y obscuras siempre tratando de reflejar la realidad desde un punto de vista más tenebroso y en ocasiones, infantil. Al final, el mensaje que se puede apreciar en sus películas y cortometrajes es el de mostrar que los niños también pueden tener un lado obscuro.

En cuanto a los aspectos técnico-compositivos, lo que caracteriza a Tim Burton son sus personajes pálidos, siniestros, muy altos o muy pequeños, con ojeras y extremadamente delgados o, por el contrario, muy gordos, que suelen ser inadaptados o caer en el concepto de anti-héroes.

Los ambientes en que se realizan sus historias en ocasiones son fríos y grises, lo que le ayuda a crear ese misterio que aparece en algunas de sus películas como “El jinete sin cabeza” y “Sweeney Todd”, o ambientes totalmente coloridos como en “Alicia en el País de las Maravillas” y “Charlie y la Fábrica de Chocolate”.

Sin duda, Tim Burton ha sabido ser el creador de una imaginería que se convirtió en parte de él mismo. Prueba de que la singularidad puede alcanzar el éxito, más allá de su conflictiva relación con la maquinaria hollywoodense y los arrebatos de sus fantasías.