Seleccionar página

Al té verde los especialistas no cesan de encontrarle propiedades últimamente, pero ahora un grupo de científicos relacionó el consumo de éste con la dificultad para digerir los hidratos de carbono.

La investigación de la Universidad de Ciencias Médicas de Poznan, en Polonia, demostró que el consumo elevado de té verde puede interferir en la absorción del almidón, un carbohidrato presente en el pan, el arroz y las papas, entre otros alimentos.

El equipo sometió a estudio a 28 personas, con edades comprendidas entre los 19 y los 28 años, a las que pidieron permanecer en ayunas durante 12 horas. Después de ese tiempo, los participantes consumieron una comida consistente en cereales y se les dio una pastilla de té verde o de placebo, aleatoriamente.

Mediante el test del hidrógeno espirado, los investigadores comprobaron que aquellos sujetos que habían consumido la dosis de té verde presentaban más dificultades en la digestión y absorción del almidón que aquellos que habían tomado el placebo.

En ese sentido, los científicos puntualizan que la alta dosis de té verde administrada a los sujetos no corresponde con un consumo estándar diario, con lo que los efectos potenciales de la infusión sobre el organismo deberían ser menos pronunciados. Asimismo, apuntan que se requieren investigaciones más exhaustivas para determinar el mecanismo por el que el té verde incide en la digestión y la importancia clínica de sus elementos químicos.