Seleccionar página

Anteriormente era realmente difícil saber cómo “hackear”, pero ahora, con ayuda de YouTube, se ha vuelto relativamente más sencillo.

hac

Esto es porque existen videos en la plataforma que enseñan cómo entrar a cámaras web y computadoras. Un ejemplo es un clip que muestra a una mujer escuchando música romántica mientras los hackers la están viendo en su cuarto.

Dicho video tuvo 37 mil vistas antes de ser eliminado. Contenido de este tipo explica paso a paso las instrucciones para lo que se conoce como “esclavizar” a las víctimas. Los cibercriminales pueden entrar de manera remota a las webcams al instalar un malware conocido como “acceso remoto troyano” (RAT, por sus siglas en inglés).

Incluso existen foros en donde los cibercriminales venden los accesos a las habitaciones de las víctimas. Un usuario dice que tiene “100 esclavos” para vender. Un comprador ofrece 5 dólares por entrar a cuartos de mujeres y un dólar para hombres.

En los peores casos los cibercriminales amenazan con exponer los momentos privados de las víctimas si se niegan a enviarles imágenes al desnudo.

Uno de los casos más conocidos de “ratting” ocurrió en 2013 e involucra el hackeo a la exreina de belleza adolescente Cassidy Wolf. Ella no tenía idea que un hacker la había observado durante meses.

Las políticas de YouTube prohíben este tipo de videos, pero requiere que los usuarios los señalen como violatorios.