Seleccionar página

Uno de los usos más extendidos en los gimnasios es tomar licuados de proteínas para incrementar la masa muscular, pero en ocasiones, se puede llegar a abusar de estos. 

licuado proteina 2

¿Tomar o no tomar licuados? Esta es una pregunta que se hacen con mucha frecuencia los aficionados al fitness. En primer lugar hay que tener en cuenta que no es imprescindible el uso de batidos de proteínas para nuestro entrenamiento, pero sí es una buena opción para quien practica deporte con frecuencia.

Nuestro organismo necesita para su correcto funcionamiento al menos, un gramo diario de proteína por kilo de peso. Recientes estudios afirman que podemos ingerir hasta tres sin problemas de saturar los riñones. Resumiendo: si pesas 55 kilos necesitas unos 55 gramos de proteína al día. Si haces ejercicio, debes aumentar tus proteínas diarias.

En el caso de los aficionados al fitness la necesidad es mayor, por lo que un extra no viene mal. Pavo, pollo, atún, huevo, soja, son las opciones naturales que podemos encontrar para subir nuestra tasa de proteínas diaria, pero los licuados de proteínas son la evolución de ello.

licuado proteina 1

Debido a lo ajetreado de nuestro ritmo de vida y a la necesidad de consumir las proteínas suficientes, se inventaron hace años este tipo de bebidas para asegurarse las proteínas necesarias para el crecimiento muscular. Es por ello que concentraron en un alimento rápido y sencillo de hacer todas las proteínas que los cuerpos necesitan.

En cualquier caso, hay que decir que los licuados no son indispensables para el crecimiento muscular, sino un extra que nos viene bien para recuperar y conseguir más proteínas.

La duda ahora es, ¿antes o después del entrenamiento? La respuesta es simple: Después. Tras el entrenamiento, el músculo está desgastado y sufre de microrroturas que hay que reparar.

Varios estudios coinciden en que después del ejercicio se abre una ventana anabólica, es decir, de construcción muscular, en la que nuestro organismo asimila mejor las proteínas que le aportamos. Y claro, un licuado es la manera más rápida de recibirlas, además de que recuperaremos otros nutrientes que hemos perdido durante el entrenamiento como agua, glucógeno e hidratos.

licuado proteina 3

Lo mejor de todo es que lo puedes hacer tú mismo en casa. La mayoría de las recetas tienen un componente básico: la clara de huevo, unas dos o tres claras serán suficientes. No es recomendable ingerirlas directamente del huevo. De hecho, ya hay en el mercado claras separadas de la yema en el supermercado, por lo que te ahorran el paso de separarlas.

A ello habrá que añadir una pieza de fruta troceada; las mejores son plátano, kiwi, fresas, melón, manzana, pera, piña; 100 mililitros de agua y un yogur natural, sin azúcar adicional. Todo esto es suficiente para elaborar tu propio y delicioso licuado de proteínas. También le puedes añadir avena si quieres.

Recuerda, antes de comenzar a tomar batidos, consulta a tu médico y/o nutriólogo.