Seleccionar página

San Ángel es un barrio de la capital del país que todavía mantiene un ambiente típico mexicano. Llamado antiguamente Tenanitla, que significa “lugar amurallado”, pues estuvo protegido por el pedregal, barrera natural de roca volcánica producto de la erupción del volcán Xitle.

plaza san jacinto 1

En el centro de este sitio se encuentra la plaza San Jacinto, un lugar arbolado y con aire pueblerino en el que todos los sábados se instalan puestos de artesanías y diversos artistas exponen sus cuadros, por lo que se le conoce como “Jardín del Arte”.

Se sabe que esta plaza se construyó en el siglo XVII y originalmente no era una plaza, más bien se trataba de un jardín que comunicaba con las dependencias del convento de San Jacinto, pero también aquí sucedió uno de los episodios más grises y tristes durante la intervención norteamericana a nuestro país.

El enfrentamiento armado entre Estados Unidos y México iniciado en 1846, se prolongó durante casi todo 1847. Las tropas norteamericanas fueron atacando y ganando terreno hasta tomar la capital de México; sin embargo, desde antes del comienzo formal de la campaña, las deserciones habían empezado dentro de las filas del ejército estadounidense, como sucedió con el militar irlandés John Riley, quien organizó una compañía que llegaría a contar con 200 hombres que, agrupados bajo el nombre “Batallón de San Patricio”, se unieron a las filas mexicanas.

batallon de san patricio

El “Batallón de San Patricio” se conformó en su mayoría por hombres nacidos en Irlanda que desertaron del ejército estadounidense, no sólo por el maltrato que recibían o por su identificación religiosa con los mexicanos, sino también porque México declaró que no hacía distinción de raza en su ejército y se comprometió a entregar tierras a los soldados una vez terminada la guerra.

El 20 de agosto de 1847 las fuerzas invasoras derrotaron al ejército mexicano en el convento de Churubusco. En este enfrentamiento los norteamericanos capturaron a 85 soldados del Batallón; a 75 se les sometió a un consejo de guerra y fueron condenados a la horca. Los primeros 16 fueron ahorcados precisamente en la Plaza San Jacinto en San Ángel el 10 de septiembre de 1847; mientras que los demás fueron ahorcados en la Batalla de Chapultepec, tres días después.

plaza san jacinto 3

Los que sobrevivieron a la guerra desaparecieron; unos pocos pudieron reclamar las tierras prometidas por el gobierno mexicano, mientras que John Riley murió a finales de agosto de 1850 y fue enterrado en Veracruz, pero años después, se reconocería el papel que tuvieron en este episodio de la historia de México y como muestra de agradecimiento, actualmente en la Plaza San Jacinto se aprecia una placa que recuerda los nombres de los integrantes del heroico Batallón de San Patricio.

 

Ana E. Martínez-Gracida Núñez

Twitter: @Moroccotopo77