Seleccionar página

La hipertensión es una enfermedad que no solo implica riesgo de daño al corazón y los vasos sanguíneos de órganos como el cerebro y los riñones, sino que puede anteceder a la diabetes.

hipertension 1

La relación entre estos males no solo se debe a mecanismos comunes, sino al vínculo que ambas establecen con el azúcar. Los principales mecanismos que generan hipertensión en los pacientes con predisposición a presentar diabetes, es la hiperactividad del sistema nervioso simpático, además del sistema hormonal que ayuda a regular la presión sanguínea, el volumen corporal, la retención de sal, y la obesidad abdominal.

La creencia popular de que consumir sal en grandes cantidades determina el aumento de presión arterial es acertada, pero estudios recientes han demostrado que el azúcar es un factor de riesgo, no solo para la diabetes, sino también para disparar la tensión.

El consumo de bebidas azucaradas y golosinas de pan incrementan la presión arterial porque disminuyen las concentraciones de óxido nítrico en sangre, sustancia que regula el aumento del diámetro de los vasos sanguíneos y su ausencia contrae las arterias e incrementa el riesgo de hipertensión arterial.

azucar diario

En los diabéticos que necesitan insulina, la hipertensión suele diagnosticarse años después del comienzo de la enfermedad, una vez que la función renal empieza a deteriorarse. En tanto, en pacientes con síndrome metabólico, el diagnostico de hipertensión se hace a la vez o incluso, antes que la diabetes.

El síndrome metabólico, la diabetes tipo 2 y la hipertensión arterial tienen en común el estrés oxidativo, pues a partir de éste se producen sustancias donde el oxígeno actúa en forma dañina lesionando diversos tejidos.