Seleccionar página

El pie plano ha sido considerado desde hace mucho tiempo sólo como una deformidad del pie, en general con pérdida del arco plantar, lo que causa una alteración del apoyo.

pie plano 1

Sin embargo, esto no es tan simple, ya que esta afección puede estar causada por una variedad de condiciones congénitas o adquiridas del pie que pueden producir una serie de incapacidades de intensidad variable y que muchas veces llegan a ser de un grado bastante severo.

Ortopedistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) estiman que 50 por ciento de la población de ambos sexos en el país tiene pie plano.

Esto se hace evidente cuando una persona presenta cansancio y dolor durante o después de una caminata con zapatos de tacón alto, en el caso de las mujeres, por lo que debe darse atención oportuna.

Debido a que el pie normalmente necesita tensarse durante la marcha, los zapatos altos complican la búsqueda de equilibrio en pies sin arco por cuestiones mecánicas, de manera que si la persona siente molestias al usar cierto tipo de calzado debe considerar la posibilidad de un diagnóstico de pie plano.

El dolor y el cansancio pueden presentarse incluso con zapatos bajos y para diagnosticar esta condición, se utiliza el podoscopio, una mesa transparente sobre la cual se sube la persona. Un espejo y una luz especial permiten ver qué altura alcanza el arco plantar.

pie plano 2

Los especialistas recomiendan utilizar zapatos con un tacón que resulte cómodo a la persona, de acuerdo al grado de curvatura de su arco plantar, así como evitar el sobrepeso y la obesidad, porque estas condiciones afectan la estructura del pie y pueden causar mayores problemas de salud. En caso de sentir dolor también con zapatos planos, lo mejor es acudir a consulta.

El aumento de masa corporal se asocia a la diabetes, enfermedad que afecta directamente al pie, lo cual sería un problema agregado y las complicaciones no vendrían de la anatomía, sino de la evolución característica de la enfermedad metabólica en la planta del pie.