Seleccionar página

Corría 1984 y la cadena de televisión británica BBC mostraba al mundo lo que ocurría en África subsahariana, en especial, Etiopía: una devastadora sequía que provocó una de las mayores hambrunas jamás vistas en la historia de la humanidad.

live aid 1

Al igual que mucha gente de la época, Bob Geldof, cantante de The Boomtown Rats, quedó impactado por las crudas imágenes, que meses antes también habían motivado la grabación de “We Are the World”, canción compuesta por Michael Jackson y Lionel Ritchie; y viajó para conocer sobre el terreno lo que estaba pasando en África.

Preocupado por la situación, y junto con Midge Ure, cantante de Ultravox, contactó a las bandas más importantes de la época para que participaran de manera voluntaria en la grabación de un tema para recaudar donativos y distribuir ayuda a la zona de hambruna. Así, artistas como Boy George, Phil Collins, Sting, Duran Duran, Paul Young, U2, entre otros, formaron “Band Aid” y lanzaron el sencillo “Do they know it’s Christmas?”.

Pero esto no quedó ahí; Geldof organizó un magno concierto que se llevaría a cabo en el mítico Estadio de Wembley y otro en el estadio J.F.K., de Filadelfia el 13 de julio de 1984. “Son las 12 mediodía en Londres, las 7 de la mañana en Filadelfia y, alrededor del mundo, es hora del Live Aid”, pronunció la rimbombante voz de un presentador televisivo, teniendo como testigos a los príncipes de Gales, Carlos y Diana.

live aid 4

Más de tres mil millones de personas, en 72 países, aguardaban con ansias la transmisión, mientras miles de personas, apostadas en dos continentes desde los primeros rayos del sol en ambos escenarios, estaban por vivir el espectáculo que marcó un hito en la historia de la música y que se convirtió en el prototipo de un nuevo estilo de activismo para las celebridades.

Todos los músicos subirían ese día al escenario con una causa en común: recaudar donativos para ayudar a África. Visto hoy, muchas de las presentaciones de Live Aid pudieran parecernos obsoletas; algunas de ellas con problemas técnicos, de sonido, de imagen y desorganización, pero que podría decirse, fueron salvadas gracias al ambiente de euforia, de caridad y solidaridad generalizado, al grado que el público de los dos estadios lo aplaudió todo, incluyendo aquellas que en otras circunstancias hubieran sido recibidas de forma bastante mala.

Live Aid representó en muchos aspectos el principio del fin de toda una época. Algunas bandas sufrieron una caída en sus carreras y otras se encumbraron. Muchos fueron los buenos momentos que hubo ese día, pero de los más recordados y que fue elegido a través de una encuesta musical como una de las mejores actuaciones de rock de todos los tiempos fue la de Queen, que en solo 20 minutos, cimentaron su prestigio.

live aid 8

Aunque con la tremebunda responsabilidad de salir después de los gloriosos e irrepetibles momentos ofrecidos por Queen, David Bowie tenía de su lado una inmensa popularidad y además acertó con canciones tan movidas como “TVC15”, “Rebel Rebel” o “Modern Love”, pero cuando interpretó “Heroes” con las pantallas instaladas en Wembley mostrando crudas imágenes de la crisis en África, se registró la mayor cantidad de donativos.

U2 ya eran bastante conocidos a ambos lados del Atlántico y estaban en ascenso. Los irlandeses acababan de publicar “The unforgettable fire” y con su actuación dejaron claro quién iba a poner las reglas en el rock en los próximos años. Gran relevo generacional y su interpretación de “Sunday bloody sunday” fue colosal.

En Filadelfia, una de las actuaciones que más se recuerda es la que protagonizaron Tina Turner y Mick Jagger. La característica energía de la cantante hizo tremenda química con el líder de los Stones, tanto en lo escénico como en lo vocal.

La reunión de Led Zeppelin, aunque oficialmente no se quisieran denominar así debido a la ausencia del difunto batería John Bonham, era el momento más anticipado de la jornada y de hecho, Jimmy Page, Robert Plant y John Paul Jones fueron los artistas más ruidosamente recibidos de todo el festival y la histeria que despertaron al pisar el escenario fue verdaderamente apoteósica.

Phil Collins, después de viajar en forma directa desde Inglaterra en el Concorde, salió a escena y fue el único artista que logró estar en los dos conciertos y lograr la gran hazaña propuesta. Interpretó al piano “In the Air Tonight”.

Muchas de las estrellas de la noche se reunieron para cerrar el show de Wembley con la canción que era la respuesta británica a “We Are The World”. El tema era muy, muy inferior al que habían compuesto Michael Jackson y Lionel Ritchie, pero bueno, era el cierre lógico y esperado para el evento en su parte británica.

La emoción conquistó al mundo y el objetivo del concierto en Londres se había cumplido, Bob Geldof dio las gracias a todos por el apoyo y por la gran recaudación que se logró para la ayuda de los pueblos hambrientos de África, dando paso directo vía satélite, al concierto de Filadelfia, que también cumplió con el objetivo.

Live Aid recaudó 140 millones de dólares; sin embargo, a tres décadas de distancia han surgido varias preguntas sobre los verdaderos logros de estos dos megaconciertos organizados por Geldof. En 2010, la BBC difundió información que aseguraba que parte del dinero del Live Aid había sido captado por un grupo de rebeldes e invertido en armas, y aunque no hubo evidencia de tal desvío de fondos, lo cierto es que la distribución de los donativos no fue equitativa.

live aid 7

Oficialmente, ninguna ONG envió ayuda alimentaria a los territorios controlados por los rebeldes y Etiopía sigue siendo uno de los países más pobres del planeta. Tampoco existe suficiente certeza sobre el impacto político que tuvo el Live Aid, donde al final destacó más la magnificencia del evento musical que terminó por opacar el objetivo final de la campaña.