Seleccionar página

Los celos son naturales, casi todos los hemos experimentado. Nos han celado y hemos celado, y es un elemento común que muchas veces está presente en las parejas; sin embargo, toda acción tiene sus límites y cuando se sobrepasan éstos, puede volverse peligroso.

celos obsesivos 1

Debemos darnos cuenta cuando nuestros celos o los de nuestra pareja se tornan peligrosos porque pueden ser perjudiciales para la relación y para la salud de ambos.

Expertos ubican dos tipos de celos: los buenos y los malos, los saludables y los no saludables. Ambos se manifiestan de diversas maneras, y pueden tornarse difícil identificar los malignos. Los “celos saludables” son aquellos que demuestran el interés y el compromiso por la otra persona. Son sanos y súper naturales.

No obstante, no todos los celos son saludables y comienzan, poco a poco, a tornarse negativos y peligrosos para las personas. Son síntomas patológicos que pueden dominar de manera negativa la relación y tener muy malas consecuencias.

Pero, ¿cómo podemos darnos cuenta cuando los celos se vuelven peligrosos? La exageración, la autocompasión, las mentiras y las amenazas son recurrentes cuando una persona presenta celos dañinos.

celos obsesivos 5

Una manera de darnos cuenta es cuando el interés de nuestra pareja por nuestra vida se torna obsesivo y obliga a saberlo todo. Una persona acosa a su pareja vigilando constantemente, pero incluso puede pasar desapercibido.

Una persona con celos obsesivos puede presentar ciertas conductas que van desde revisar el teléfono celular o las redes sociales de su pareja constantemente, se aparece sorpresivamente en los lugares en los que se encuentra o actúa de mala manera.

El control constante por parte de una persona hacia otra también puede ayudarnos a detectar si los celos se han vuelto peligrosos. Las preguntas reiteradas sobre qué hace y por qué podrían ser un signo de celos negativos. Incluso el control puede manifestarse a través de un abuso emocional menospreciando y sofocando a la otra persona. Si amenaza o presiona para que no se vea a los amigos o familia, es otro signo de celos obsesivos.

La negación ante estos hechos por parte de la persona que ejerce los celos peligrosos es recurrente. Si tiene signos de violencia al preguntarle o hablar de ciertos temas puede deberse a que los celos impiden pensar y llevan a actuar de maneras incorrectas que pueden ser inconscientes.

celos obsesivos 2

Muchas veces es difícil detectar o observar que la relación está desviándose por un camino erróneo. Darnos cuenta de que hay algo que está funcionando mal es el primer paso para no lastimarnos en una relación, ni a nosotros ni a nuestra pareja.

Es muy importante detectar y diferenciar qué tipo de celos son los que estamos teniendo o los que tiene nuestra pareja. Los celos no saludables pueden llevar a abusos y a violaciones de la integridad física y mental de una persona. Por eso es muy importante detectarlos y lograr salir de una relación dominada por este tipo de celos.