Seleccionar página

Precisamente hace 3 años se escribió una de las eliminaciones más amargas de la Selección Mexicana en un Mundial. Cinco minutos que fueron la peor pesadilla del “Tricolor”, los Países Bajos arrebataron a México, en los instantes finales, la posibilidad de alcanzar los cuartos de final de Brasil 2014.

mexico holanda 1

En el Estadio Castelao de Fortaleza, en el primer tiempo ambos equipos mostraron la misma cara que llevaban ofreciendo durante el torneo, con una “Naranja Mécanica” reservada y a la expectativa, confiada a la velocidad y el talento de Arjen Robben y Robin Van Persie, y una Selección Mexicana seria y concentrada.

Con el “Tri” llevando el peso del partido, llegaron las ocasiones para los del técnico Miguel Herrera, pero ni Héctor Herrera ni Giovani Dos Santos, cuyo disparo obligó a una buena actuación del arquero holandés, pudieron convertir. Pese a la superioridad de México, Países Bajos estuvo a punto de aprovechar un error de Rafa Márquez, pero Van Persie se entretuvo demasiado en asistir a Robben.

La efectividad que México no había conseguido reflejar en la primera mitad, se concretó recién reanudado el partido, y con un protagonista inesperado, porque Giovanni Dos Santos rompió una sequía de dos años para adelantar a los suyos. El delantero controló el balón con el pecho, se perfiló para el disparo y batió al portero con un potente tiro desde fuera del área.

Con el marcador en contra, los holandeses pusieron en marcha su “Plan B” y comenzaron a mostrar su vertiente más ofensiva. México sufría, y Guillermo Ochoa volvió a demostrar su gran estado de forma con dos nuevas paradas milagrosas. Primero despejó al palo un remate a bocajarro de Stefan De Vrij, y después le ganó un mano a mano a Robben.

Wesley Sjneider logró la igualada a sólo dos minutos del final del tiempo reglamentario con un potente zurdazo que ni el milagroso Ochoa pudo atajar. Y cuando la prórroga parecía ya inevitable, vino la controversia. Robben asaltó el área tricolor, Rafael Márquez le cometió una falta que sirvió para que el silbante se fuera con la finta y marcara el penal más recordado de todo México y Huntelaar culminó la obra que dejó cruelmente a México sin su anhelado quinto partido.

mexico holanda 3

El dolor de esa eliminación fue insostenible, pues el gol de Giovani dio inmensas esperanzas al creer que era la buena, pues a ello se agregó el gran juego colectivo de los nuestros y el cansancio que azotó al rival entre el calor y humedad, pero ese pasito de más lo tuvo el cuadro europeo, que no dio nada por perdido y supo levantarse de la derrota, finiquitándose así la eliminación mexicana. El #NoEraPenal aún no se olvida.