Seleccionar página

Cuando compramos un auto, no solo comparamos marcas, características y precios, también colores. La elección del color de nuestro nuevo automóvil es algo que hacemos por gusto, sin saber que detrás de esta decisión hay varios aspectos psicológicos ocultos relacionados con la percepción.

autos rojos

El color del coche puede decir a los demás algunas cosas sobre nosotros (no siempre ciertas), como que somos elegantes por tener un auto negro, vivaces y entusiastas si nuestro coche es amarillo o naranja, o audaces y atrevidos si es rojo.

Sobre este último color se han tejido diversos mitos, como que es la causa de muchos accidentes automovilísticos y, por consiguiente, que los autos rojos son percibidos como más peligrosos por otros automovilistas y peatones.

Algunos estudios, como el llevado a cabo por un grupo de investigadores de la Universidad de Monash, Australia, han abonado a esta idea. Dicho estudio determinó que los autos rojos son los que más sufren accidentes, lo cual es motivado por lo llamativo de la carrocería, que se convierte rápidamente en un imán de las miradas de otros conductores.

No obstante, un estudio llevado a cabo por científicos del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada, en España, encontró que, en contra de la creencia popular, los coches de color rojo no son percibidos por las personas como más peligrosos que los demás, ni los conductores los asocian con un riesgo mayor que el resto.

Dicho estudio analizó la reacción de un centenar de conductores viendo aproximarse a coches de diferentes colores, encontrando que el comportamiento del conductor no está directamente influenciado por el color rojo, ya que la respuesta fue similar al de otros colores empleados en la prueba, lo que sugiere, a juicio de los científicos, que el rojo no tiene un impacto específico en la seguridad vial, porque no provoca respuestas más rápidas o mayores niveles percibidos de riesgo.

Las asociaciones que las personas hacen con el color rojo están muy determinadas por la cultura, siendo tradicionalmente asociado con el peligro, el dolor y la agresividad. Sin embargo, los resultados de este trabajo apoyan la hipótesis de que la influencia del rojo en los comportamientos humanos depende, en realidad, del medio, esto es, del entorno y las circunstancias en las que se encuentre el observador.

En la actualidad, el rojo es considerado como uno de los colores más populares entre los compradores de coches. Aunque el mercado automovilístico está dominado por el blanco, el negro y el gris, el rojo es el color del 8% de los vehículos que se venden en el mercado mundial.