Seleccionar página

Cuando iniciamos una dieta o nos trazamos una estrategia para bajar de peso, es importante tener en cuenta una cifra: nuestro Índice de Masa Corporal (IMC). Nuestro IMC nos dirá, dependiendo de nuestro sexo, edad y altura, si tenemos sobrepeso u obesidad, si estamos dentro de nuestro peso o por si lo contrario, estamos demasiado por debajo. 

imc 2

Básicamente, el IMC es una relación entre tu peso y tu talla. Se obtiene multiplicando el cuadrado de tu estatura y dividendo tu peso entre el resultado anterior. Por ejemplo, si mides 1.63 metros y pesas 69 kilos, tu IMC sería de 25.9, lo cual se considera normal. Pero, ¿cuál es la importancia de este número?

Nuestro peso es algo complicado, ya que cambia constantemente. Al mismo tiempo, siempre estamos comparándonos con la gente a nuestro alrededor, celebridades en la televisión y modelos que caminan por las pasarelas más famosas del mundo.

Es muy fácil preocuparse por el lugar en el que caemos dentro de la escala del IMC o incluso pensar que algo está mal con nosotros, pero no es así. De hecho, el peso no es tan importante como el IMC.

Solemos obsesionarnos con la báscula, pero en realidad este aparato suele mentirnos. El IMC mide la cantidad de grasa corporal que tenemos y se relaciona directamente con la salud y los problemas que podríamos padecer, no con cómo nos vemos.

masa corporal

Existen gráficos que muestran si estamos en nuestro IMC ideal y puedes encontrarlos en internet. Incluso, puedes buscar calculadoras en la red si te da flojera hacer la cuenta por ti mismo.

Saber en dónde estás es importante para mantenerse alerta de cualquier enfermedad relacionada a nuestro peso. Ya sabemos que la obesidad y el sobrepeso pueden llegar a ser peligrosos, así que vale la pena estar conscientes de ello.

El IMC se relaciona con tu salud, no con tu imagen y justamente por eso es tan importante. No te fijes tanto en cómo te ven los demás y procura esforzarte por sentirte seguro(a) con la persona que eres.