Seleccionar página

Cuando salimos a correr, muchos de nosotros solemos tener la compañía de nuestra mascota, en concreto nuestro perro. No sólo nos hacen compañía, sino que son perfectas para mantener un ritmo y un hábito.

correr mascota 2

Sin embargo, si tanto tú como él no están acostumbrados a hacer ejercicio juntos, esta actividad puede plantear problemas, por lo que aquí te damos algunos consejos:

– En primer lugar, evita correr con un cachorro. No es bueno para él; puedes irlo entrenando poco a poco con pequeños paseos, pero nada de grandes carreras por muy resistente que te parezca. Esto puede causar daño en sus articulaciones, huesos y músculos que aún no están formados.

– Ten en cuenta la raza de tu perro; para aquellos con patas cortas es mucho mejor caminar que correr, lo mismo que para aquellos perros chatos como los bulldogs, que pueden tener problemas respiratorios si les forzamos en la carrera.

– Procura que el entrenamiento de tu perro sea gradual, en pequeñas marchas para acostumbrarse mutuamente.

– Ten paciencia; los perros no pueden evitar sus instintos de golpe. Probablemente intente alejarse de ti, oler cosas continuamente o tirar demasiado. Con el entrenamiento y el tiempo poco a poco conseguirás disminuir estos gestos.

correr mascota 3

– Si paseas o corres con tu perro piensa muy bien donde hacerlo, controlando las características del suelo. El asfalto puede estar muy caliente y las piedras pueden hacerles daño; las pistas limpias o parques suelen ser la mejor opción.

– Igual que para ti, si la marcha va a ser larga intenta llevar siempre agua para él, y procura no correr a las horas más calientes del día; suelen ocurrir muchos problemas por esto.

– Procura establecer una rutina en horarios y lugares, tanto tú como él se sentirán mucho más cómodos.