Seleccionar página

La timidez usualmente no nos deja ser y actuar como realmente quisiéramos. Desafortunadamente, la pena se ha vuelto un factor importante entre chicos para que no puedan valorarse y amarse a sí mismos.

timidez 1

¿A quién no le ha pasado que se queda mudo al encontrarse con el niño o niña que le gusta? ¿O cuando el profesor hace una pregunta y toca responderla delante de todo el salón? En la adolescencia es común enfrentarse a nuevos retos, y por lo tanto, a veces no sabemos cómo actuar, qué decir, qué no decir. Por eso, en ocasiones nos retraemos y no nos integramos al grupo de manera adecuada. A eso se le llama timidez, y puede trabajarse poco a poco para vencerla.

Los jóvenes entre los 13 y los 18 años tienden a tener dificultades para relacionarse con los demás e iniciar una vida social debido a la timidez y poca confianza o seguridad en sí mismos. Nuevos amigos, cambios del lugar de residencia o de colegio, o simplemente una personalidad diferente a los demás, puede desembocar en una timidez común en esta época, que con el paso de los años y la madurez propia de la vida, probablemente cederá.

Para evitar que este tipo de situaciones, tan normales en la vida diaria, nos afecten tanto que puedan repercutir negativamente en nuestra personalidad, te dejamos los siguientes consejos:

– Encuentra la razón detrás de la timidez para que puedas resolver el gran problema. Exactamente, ¿qué te hace ser tan penoso? ¿Tu cuerpo, tus dientes, tu peso, tus habilidades, tu voz? Hay una gran cantidad de variantes que podrían hacer de ti una persona completamente diferente. Será mejor que busques en la raíz del problema para buscar la forma de erradicarlo de por vida.

timidez 3

– Si quieres superar la timidez, al menos deberías empezar por tu estado de ánimo y gestos. Empieza a sonreír más, verte de manera positiva, desearles un buen día a los demás y a ti mismo para transmitirle a todo el mundo que puedes ser una persona diferente.

– Busca un hobby diferente y que sea uno con muchas personas. El hecho de involucrarte en actividades con los demás, te hará desenvolverte poco a poco e ir encontrando tu lado sociable. Es la oportunidad perfecta de conocer más gente y darles la oportunidad de ver qué hay debajo de tu cascarón. Un deporte, un club o simplemente una actividad cultural te hará más feliz y te motivará a lo grande.

– Para que te sientas mejor contigo mismo, es necesario que dejes de compararte con las demás; si lo piensas desde otra perspectiva, no te ayudará en nada. No eres como los demás, eres único y especial, así que deberías aprovecharte de tu cuerpo y mente para ser lo mejor que puedas ser y no intentar verte, actuar o sentirte como otra persona.

– Mejora tus áreas de inseguridad como tu apariencia, mentalidad, inteligencia y cualidades. Si crees que tienes sobrepeso, tal vez te ayude un poco hacer ejercicio o simplemente empezar a comer de forma más saludable. Así no solamente te sentirás mejor contigo mismo sino que también harás un cambio saludable que te motivará más adelante.

timidez 2

– Es fácil pensar en los defectos de uno mismo pero, ¿qué hay de las cualidades? Por lo general, siempre nos centramos en las cosas malas y no nos damos cuentas de nuestros puntos positivos. Tal vez no te has dado cuenta pero posiblemente tienes una sonrisa encantadora, una mente perspicaz y un talento increíble para hacer manualidades. Empieza a pensar en tus talentos y no en tus defectos.

– Si tú no crees en ti mismo, ¿quién lo hará? Tu familia siempre estará dispuesta a hacerlo pero es necesario que empieces a verte como ellos te ven, como una persona única y especial que puede lograr todo lo que se proponga.