Seleccionar página

Para la mayoría de los estudiantes, la graduación es una época excitante. Trabajaron duro por años para poder completar sus estudios y tienen una celebración bien merecida por este logro; sin embargo, todo es diferente después de la graduación; el siguiente paso es menos para la mayoría de los graduados. 

intercambio estudiantil

Aunque hay muchas opciones para los nuevos graduados del colegio, la de comenzar la vida real puede resultar terrorífica. Los amigos, familia y algunas veces completos extraños con buenas intenciones preguntarán curiosamente “¿cuáles son tus planes para después de la graduación?”. A menos de que tengamos un empleo a la vista o un estudio de posgrado, responder constantemente a esta pregunta puede ser agotador.

Sabemos que terminar la escuela puede ser un sentimiento bastante agridulce. Por un lado, ya no podíamos esperar a que ese momento llegara, pero por otro, estamos hechos una bola de nervios de no saber qué es lo que sigue, sin contar con que nos pone tristes la idea de que todo va a cambiar, como el hecho de no ver todos los días a nuestros amigos y que nos esperan nuevas responsabilidades.

¿Qué podemos hacer?

– Estar triste es normal: No es fácil hacernos a la idea de que lo que hemos hecho por 20 años ya no va a existir y ahora nos espera algo nuevo. Vivamos nuestra época de tristeza pero añadiéndole la emoción de lo que nos espera.

buscar trabajo

– Buscar un trabajo no será fácil: No es común encontrar la oferta de nuestra vida al salir de la universidad. Claro, habrán quienes lo logren y serán los que nos hagan sentir mal, pero no dejemos que suceda. Más vale tomarnos nuestro tiempo que aceptar cualquier cosa que no nos haga felices.

– Visitar muchas ferias de reclutamiento: Las ofertas de empleo no llegan a tocar nuestra puerta, por lo que hay que tomar la iniciativa y asistir a las ferias de reclutamiento que se organizan en las universidades y entregar nuestro currículum. Otra buena idea es ir a las reuniones de exalumnos de la escuela y no perder contacto con nuestros compañeros, pues siempre es bueno ayudarse los unos a los otros.

– Cambiar de hábitos: Comencemos por dormir más temprano y, claro, despertar más temprano. Nuestros días de dormir a las 2 de la mañana mientras estudiábamos y ver una serie deben quedar atrás. Una jornada laboral es más pesada que un día de escuela, no desgastemos nuestro cuerpo.

– Aprovechar nuestras últimas vacaciones: De ser posible, no entremos de lleno al trabajo hasta después de habernos dado unas vacaciones sin preocupaciones.

despues graduacion

– Cambiar nuestro guardarropa: Destinemos nuestros primeros sueldos a armar una selección nueva de ropa más formal, pues nuestros tenis y sudaderas han sido relegados sólo a fines de semana.

– Hagamos nuevos amigos: En vez de extrañar a nuestros viejos conocidos de la universidad, ampliemos nuestro círculo, a conocer nuevas formas de pensar y a disfrutar de la compañía de nuestros nuevos compañeros de trabajo, pues conviviremos con ellos más que con nadie.