Seleccionar página

El tiempo se pasa volando, y a pesar de que tal vez falten aún unas cuantas semanas más para nuestra graduación, hay que estar preparados para este momento tan importante, pues será una noche que recordaremos por el resto de nuestra vida.

graduacion 1

A estas alturas, muy probablemente en nuestra escuela no se hable de otra cosa que no sea de salones de fiestas y mucho más. Esta clase de eventos requiere de muchísima planificación para que salgan bien, así que nosotros también podríamos empezar a planear todo para que sea un día inolvidable.

Lo mejor para estos casos es ir agendando algunas actividades para no dejar las cosas al último minuto, pues nunca falta algún imprevisto que puede hacernos pasar un mal rato.

– Peinado y maquillaje: Desde ahora podemos ir viendo cuáles son las tendencias y si es el caso que deseemos hacer un cambio en nuestra imagen para ese día, es buen momento para ver qué es lo que vamos a hacer al respecto. Si nos cortamos el cabello unas semanas antes, seguro será más difícil encontrar algo que nos funcione y podríamos terminar frustradas y hartas. Por el contrario, si desde ahora comenzamos a investigar opciones, podemos ir planeando las semanas que falten para la graduación.

– Programar las citas necesarias: Programar un corte de pelo, una sesión de maquillaje e incluso, apartar un vestido, son el tipo de cosas que no quisiéramos dejar al último minuto. A todo eso hay que agregarle el manicure, pedicure y depilación, así que hay que ir viendo la agenda y hacer las citas desde ahora para evitar estar a las carreras el mero día.

– Preparar nuestra piel: La peor pesadilla de toda mujer es que nos salga una imperfección en un día especial, por lo que hay que prevenir con un buen régimen de cuidado facial, que incluya una exfoliación, pero también hay que cuidar nuestra alimentación, así como la hidratación días antes. Así se diminuye la probabilidad de que nos salga ese molesto barrito.

graduacion 4

– Kit de emergencias: Lo más inesperado siempre sucede en los momentos más importantes, así que sería una buena idea prepararnos para lo peor. Un poco de hilo y una aguja podrían salvarnos la vida, al igual que un poco de maquillaje, labial, pasadores, seguros y cualquier otra cosa que se nos ocurra. Lo mejor es que todo cabe en una bolsita pequeña.

– Planear el “after”: Lo mejor de la graduación no es la fiesta como tal, sino lo que viene después. En lugar de quedarnos sin nada que hacer después del gran evento, podemos ir organizando algo divertido con nuestros amigos desde ahorita. De hecho, tal vez recordemos más el momento posterior a la fiesta, así que asegurémonos de planear algo increíble.

– Relajarnos: Este es el punto más importante. No hay que estresarnos de más y hay que prepararnos con anticipación. Es un momento que debería ser divertido y no tenemos por qué pasar toda la tarde estresadas o a las carreras.