Seleccionar página

La noticia está confirmada. Todos alrededor están emocionados porque, en unos meses, vendrá una nueva persona a recibir todo su amor y atención.

ser papa 1

En los ratos libres, los próximos padres repasarán una y otra vez la forma en que lo amarán, la dedicación que tendrán para cuidarlo, el compromiso que será atender sus necesidades y cuántas veces al día le mostrarán lo importante que es para ellos.

Es cierto, el embarazo es una de las transformaciones más poderosas que puede atravesar una mujer y que además de alegrías, está llena de miedos y ansiedades por los cambios que vienen, pero en esta etapa pocas veces uno se pregunta cómo se sienten los hombres respecto al embarazo y la paternidad, si se sienten ansiosos o también tienen miedos.

Solo basta con navegar en Internet para encontrar foros plagados de padres que expresan emociones tan diversas como el temor, el pánico absoluto y el éxtasis. En general, es común sentir un poco de temor y falta de confianza en uno mismo por el desafío que viene. Sin embargo, algunos padres rechazan la idea de tener un hijo aún cuando su mujer ya está embarazada o simplemente se quieren separar de ella.

El principal problema es que en general a los hombres les cuesta más expresarse. En general, hablarán de los aspectos positivos de la paternidad, pero nunca de los negativos. Como mujeres, debemos darles la confianza necesaria para que se animen a hablar y no hacerlos sentir mal por esos sentimientos.

ser papa 2

Por su parte, los hombres deben hacer un esfuerzo de no sentirse menos hombres por exteriorizar las emociones. Algunos tienen tan bloqueados estos sentimientos, que les llevará un gran trabajo hacerlo. Alejarnos de los estereotipos y pedir ayuda a nuestra mujer son grandes aciertos que nos ayudarán a sentir mejor.

En muchos casos, es necesario superar el pasado; un mal ejemplo de padre durante la infancia puede generar muchos miedos y angustias. Analizar las actitudes de nuestros padres, no solo con nosotros sino también con nuestra madre y otras mujeres, y comprender en qué no queremos parecernos es un gran paso para sentirnos mejor.

Entre los principales miedos que pueden presentarse están:

– Miedo al compromiso: El hijo es un compromiso para toda la vida, pero además lleva a un nuevo nivel la relación entre el hombre y la mujer, ya que por mucho que quieran, el hijo siempre los unirá.

ser papa 3

– Miedo al fracaso: A los hombres les encanta impresionar a las mujeres, y por ende, también les gustará que para su hijo sean importantes y padres ejemplares. Este es, probablemente, el miedo más común.

– Miedo al rechazo: Tiene miedo de que la mujer lo cambie por su futuro hijo, prestándole más atención al bebé que a él. Es un miedo un poco infantil, pero puede pasar. Puede resultar hasta ridículo, pero una de las formas en que los hombres sienten rechazo es si se les niega el sexo, cosa que puede ocurrir a menudo durante el embarazo y en la cuarentena.