Seleccionar página

Los libros de gestión están llenos de listados de los grandes errores que comete un emprendedor al empezar un negocio.

jovenes emprendedores 3

Hay pequeños fallos en el día a día que, si bien no comprometen el futuro, pueden entorpecer notablemente nuestra actividad e, incluso, retrasar su inicio, llegando a ponernos en serios apuros.

Muchos de ellos son de sentido común, otros están motivados por la falta de previsión y la gran mayoría tienen su origen en la inexperiencia lógica y, por qué no decirlo, en la soberbia.

Una idea es tan sólo el comienzo. Para poder triunfar necesitamos enmarcar todos los detalles de ese proyecto desde el principio hasta el final, incluyendo un plan de administración y preparándonos para los “y si pasa…”.

Puede que ya tengamos todo el capital necesario, pero eso no significa que debamos gastarlo todo ahora mismo. Debemos hacer un buen balance entre invertir lo suficiente para asegurar que nuestro negocio despegue y no gastar más de la cuenta antes de darnos cuenta hacia dónde deben ir nuestras finanzas. Antes de expandirnos, debemos asegurarnos de que el negocio reporta beneficios durante un tiempo.

Si emprendemos algo mientras estamos trabajando, lo más seguro es que descuidemos un poco nuestro negocio, el cual necesita toda nuestra atención para empezar a funcionar. Podemos desarrollar el plan y empezar a buscar financiamiento en nuestros ratos libres mientras se está comprometido con otra compañía, pero una vez que estemos preparados para dar el salto, también debemos estar dispuestos a dedicar el 100 por ciento de nuestro tiempo a ello.

jovenes emprendedores 2

Una vez que hayamos tomado la decisión, es necesario estar al frente de todas las actividades diarias que se realicen, sobre todo al principio. Un negocio exige que tomemos decisiones, pero no por eso debemos hacerlo todo. Hay tareas que es mejor que deleguemos a otras personas.

Es típico que al querer iniciar un negocio, el emprendedor esté lleno de emoción y pasión, convencido de que su idea cambiará el mundo. Los amigos y la familia también le animan a ejecutar su plan y con todo este ambiente positivo, este emprendedor puede gastar en cosas innecesarias, debido a la falta de investigación. Hoy día, es tan fácil montar cualquier tipo de emprendimiento, pero en muchas ocasiones nos olvidamos de hacer las indagaciones necesarias.

Iniciar un negocio no siempre es fácil; si lo fuese, todo el mundo estaría montando uno ahora. Y aunque no hay ningún plan a prueba de fallos exacto para hacernos triunfar, siempre es mejor tomar previsiones.