Seleccionar página

Tenemos una maravillosa idea y estamos convencidos de que va a ser un éxito o simplemente hemos decidido que ha llegado la hora de trabajar por nuestra cuenta.

emprendiendo negocio 4

Lanzar nuestra empresa puede ser un proceso intimidante que requiere de mucho trabajo. Tal vez estemos inconformes con nuestro puesto actual o tal vez sólo necesitamos un cambio en nuestra vida, pero hay que tener mucho cuidado a la hora de convertir ese proyecto en una realidad, por lo que antes de arrancar debemos saber si ya estamos listos para empezar nuestro negocio.

Un negocio no es una píldora mágica o un camino de rosas. Un porcentaje altísimo de nuevas empresas se arruinan en los cinco primeros años y tampoco debemos ver esto como una solución a nuestro estado actual, así que hay que pensar muy bien cuál es la razón por la que queremos montar nuestro negocio. Si es porque queremos dinero rápido o porque nos aburrimos de nuestro trabajo, puede que no sea nuestra mejor opción.

Debemos pensar que no vamos a generar beneficios inmediatamente y que tardaremos entre seis meses y varios años en tener ganancias, dependiendo del tipo de negocio y de cómo nos movamos, por tanto, es importante que contemos con ahorros o apoyo económico para superar esa fase. Abrir un negocio cuando no se tienen suficientes recursos económicos será muy estresante y no nos dejará pensar con claridad ni invertir. Una buena idea es compaginarlo con nuestro trabajo si podemos, empezar a ahorrar y averiguar formas de financiación.

emprendiendo negocio 5

Hay que estar conscientes de que tendremos que convivir con la incertidumbre. Con los negocios no se sabe cuándo empezaremos a generar beneficios, ni dónde estará nuestro negocio de aquí a dos años, ni si encontraremos todos los clientes que deseamos, si les gustará nuestro producto, etc. Una característica importante de un emprendedor es que disfruta con la incertidumbre, por lo que si estamos acostumbrados a la estabilidad como un sueldo fijo a final de mes y todo controlado, puede que no sea para nosotros.

Si nos consideramos emprendedores, tenemos que ser fuertes y perseverantes. No sólo los comienzos son duros sino que recibiremos críticas y opiniones desinformadas y además cometeremos errores. Si nos rendimos a la primera de cambio, no vamos a llegar muy lejos, por lo que hay que tratar a toda costa de ignorar todo eso.

Una cosa que damos por sentada es que con nuestros estudios es más que suficiente, pero no es así. Se necesita estar continuamente en formación, aprendiendo y adaptándose a los cambios y a lo que los clientes quieren. Esto nos permite desarrollarnos como persona y aprender muchísimo. Hay que procurar estar al día de lo que pasa en nuestro negocio, de lo que falla, de lo que se puede mejorar.

Welsummer Hen

En resumen, hay que ser realistas y saber en qué nos estamos metiendo; tener clara la razón por la que lo vamos a hacer será nuestro principal motivo. Hay que asegurarse de conseguir los recursos económicos que necesitamos, no perder el tiempo intentando hacerlo todo nosotros solos y rodearnos de gente que ya ha pasado por eso y que nos pueda aconsejar.