Seleccionar página

Muchas personas tienen la inquietud por echar a andar un negocio. Algunas creen que su única alternativa es iniciar su propia empresa ya que la situación económica o el estado de desempleo no les deja otra alternativa; hay quienes tienen una magnífica idea o producto y les gustaría emprender su negocio, y también están aquellos que no se sienten conformes con su actual empleo y piensan que podrían hacer mejor trabajo por su lado.

emprendiendo negocio 1

Aunque no hay una fórmula mágica que nos garantice el éxito, sí existen algunos elementos fundamentales que debemos considerar para que la experiencia de emprender un negocio, sea gratificante.

Lo primero que debemos comprender y tener muy claro es que iniciar una empresa es un proceso con diferentes etapas que nace con un sueño, que se convierte en una idea que debe planificarse y luego trabajar muy duro para construir el negocio a fin de que rinda los frutos deseados.

Muchas personas en su afán de libertad financiera o de abandonar sus empleos lo antes posible, pretenden erróneamente acelerar el proceso y hacer todo “más rápido”, con los consecuentes inconvenientes que esto puede significar.

Se debe tener siempre en cuenta que no hay que apresurarse ni iniciar bajo presión, sino planificar detenidamente el proyecto de negocio y procurar seguirlo disciplinadamente. Solo así lograremos comenzar con buen pie.

emprendiendo negocio 2

Como todo en la vida, emprender algo sugiere una cierta carga de temor e incertidumbre ante el futuro, lo que, en muchas ocasiones, es la principal razón por la cual muchos emprendedores abandonan aún antes de haberlo intentado. Puede que nos invadan pensamientos como “¿Y si no funciona?, ¿Y si pierdo mi dinero?, ¿Y si las cosas no salen bien?, ¿Y si alguien ya lo intentó?”, pero antes de desistir, hay que cargarnos de optimismo y acción.

Si de algo debemos estar seguros es que, si fracasamos, no será el fin del mundo y como ejemplo podemos tener a varios grandes empresarios, quienes tuvieron tremendos fracasos en sus inicios; sin embargo, el fallar o fracasar lo vieron como una lección más en el proceso de iniciar un negocio con éxito.

Ahora bien, cuanto más tiempo dediquemos a investigar y planificar nuestra empresa, mejor será el despegue y las posibilidades de éxito financiero serán mayores. Según muchos expertos, dedicar suficiente tiempo para hacer un estudio de mercado, analizar a la competencia, planificar el negocio y hacer un presupuesto, nos ayudará enormemente a evitar los errores comunes que muchos empresarios cometen.

Sin importar el tamaño del negocio, la investigación nos ayudará a responder interrogantes importantes para asegurar que nuestra empresa vaya por buen rumbo, por ejemplo, qué necesidad pensamos suplir con los servicios o productos que ofreceremos; qué tanta demanda hay de estos en la región donde deseamos incursionar: qué haría nuestro negocio distinto o favorable sobre la competencia existente; qué podríamos hacer para ser el líder, comercialmente hablando, en la zona; cuánta inversión necesitaremos para montar esta propuesta de negocios y a cuánto ascenderá la meta de ventas mensual.

emprendiendo negocio 3

Las razones por las cuales deseamos iniciar nuestro propio negocio pueden ser muchas, pero lo importante es que nuestros motivos nos lleven justamente a convertirnos en líderes, en empresarios que puedan dirigir con orgullo y tenacidad a su empresa hacia el éxito.

Finalmente, después de que hayamos planificado suficiente, investigado suficiente, presupuestado suficiente y creado infinidad de ideas, entonces entremos en acción y comprometámonos con nuestro negocio y con nosotros mismos a salir adelante sin escatimar esfuerzos ni sacrificios.