Seleccionar página

Con él dimos la vuelta al mundo, conocimos las profundidades del océano, viajamos a la Luna e hicimos uno de los más fascinantes e inolvidables viajes al centro de la Tierra.

julio

Julio Gabriel Verne, el escritor francés que se adelantó a su época, murió el 24 de marzo de 1905.

Verne es uno de los autores más leídos de los últimos tiempos y considerado como pionero en el género de la ciencia ficción; sin embargo, predijo de manera acertada muchos avances científicos.

Por ejemplo, en Veinte mil leguas de viaje submarino, el capitán Nemo navega por los océanos de la Tierra en un gran submarino eléctrico llamado Nautilus, figura que no dista mucho de los vehículos actuales.

En De la Tierra a la Luna, Verne habla de viajes espaciales y naves impulsadas por la luz, y en nuestros días la tecnología ya permite que las naves sean impulsadas por la luz solar.

Algunos dicen que Verne tenía la capacidad para ver el futuro, otros dicen que fue una persona con una visión muy completa de la capacidad humana. Sea cierta una versión o la otra, lo cierto es que muchos de sus lectores se quedaron a la espera de ver los relatos del escritor hechos realidad, mientras que los más recientes tienen que ubicar su mente en otra época mientras lo leen, de otro modo el pensamiento que llegue a su mente podría ser: ¿Por qué dicen que esto es ciencia ficción?