Seleccionar página

Ubicada al poniente de la Ciudad de México, la Delegación Cuajimalpa de Morelos conserva y acrecenta sus tradiciones mediante la celebración de sus festividades anuales en sus diferentes pueblos y colonias; con la quema de juegos pirotécnicos, venta de antojitos mexicanos y ferias, tal es el caso de la Semana Santa.

semana santa cuajis

Aunque parezca increíble, la representación de la Pasión de Jesucristo en Cuajimalpa es la segunda más concurrida, después de Iztapalapa. Se lleva a cabo en el centro de Cuajimalpa desde finales del siglo XIX, y un aspecto que la distingue es la tradicional Cuelga de Judas Vivos el Sábado de Gloria, además de la Feria que también es notable, donde vecinos ofrecen diversos productos del país como artesanías, comida y joyería, entre otros.

Inspirada en la realizada en Iztapalapa desde 1843, el inicio de la representación también tiene su origen en una epidemia de cólera en San Pedro Cuajimalpa en 1888, la cual fue muy rara ya que la población era pequeña y por su cercanías tenía varios ríos que suministraban el agua a la población.

En un inicio fue una representación sencilla en la que participaban los vecinos del pueblo, que eran guiados por una combinación de vecinos y el párroco de la iglesia de San Pedro Cuajimalpa; esta combinación continúa a pesar de problemas teológicos, que en el caso de Iztapalapa dieron lugar a que la representación sea solo administrada por habitantes de la demarcación, por lo que las fiestas religiosas son puestas aparte y llevadas individualmente de la representación, siendo éste un rasgo muy característico de esta representación.

Desde sus inicios la representación tuvo los siguientes personajes principales: Jesús, Caifás, Anás, Poncio Pilatos, Prócula, Magdalena, María, Pedro, el Judas y el Traidor, estos dos últimos en conjunto son llamados “Los Judas Vivos” o simplemente los Judas. Adicionalmente surgieron otros papeles secundarios como los soldados o fariseos, que son, junto a las vírgenes, la mayoría de los personajes. 

domingo de ramos cuajis

La conmemoración inicia el Domingo de Ramos, donde se presenta formalmente la compañía con una procesión donde se recuerda la entrada de Jesucristo a Jerusalén sentado en un jumento. El Jueves Santo con la ayuda de cortinas, fosos, luces, equipos de sonido, etc., pagados principalmente por los participantes, se representan 40 cuadros o escenas, que llevan desde la Anunciación a María hasta la condena de Jesús, esto hace que se termine la representación alrededor de la media noche.

El Viernes Santo se inicia repitiendo varios de los cuadros para dar continuidad al relato; en este caso el escenario se adorna como un palacio, ya que se interpreta el juicio, tras ser condenado por Pilatos ,el intérprete de Jesús es golpeado y se le carga una cruz de madera de pino, la cual antiguamente se depositaba en el cercano panteón Calvario de Cuajimalpa luego de la representación.

Con esto se inicia una peregrinación y se representan las tres caídas de Jesús, se agregan soldados a caballo y una comitiva enorme de visitantes que siguen la peregrinación por más de tres kilómetros hasta un cerro en la colonia Zentlapatl, donde se realiza la crucifixión.

quema de judas cuajis

El Sábado de Gloria temprano se inicia la “Cuelga de Judas”, en la cual grupos de soldados acompañados de curiosos y amigos van a las casas de los judas con chicote en mano, los cuales se mueven a pie por la demarcación hasta llegar a las cercanías de la Parroquia de San Pedro Apostol, en el centro de Cuajimalpa, donde son remplazados por judas de cartón colgados, que posteriormente se queman por medio de cohetes, costumbre muy común en México. A la par se organiza la feria, donde habitantes ofrecen productos, artesanías y montan puestos de comida y juegos mecánicos.

El Domingo de Resurrección o Pascua se hace a medio día la misa de resurrección donde concurre un importante número de personas, las cuales pasada la misa acompañan a una imagen de “Jesús Cristo Resucitado” por las calles del pueblo, esto dura unas cinco horas y es costumbre de muchos vecinos hacer toda la travesía, que recorre el antiguo confín del pueblo y a su pasado, dejando una marca de pétalos de flores que indica el camino de Jesús.