Seleccionar página

En Iztapalapa tiene lugar una ceremonia, fiesta y representación de la Pasión, que no responde ni a una narración sacra, ni a un teatro tradicional: es una expresión de múltiples aportaciones que se funde en una particular sincretización.

semana santa iztapalapa 2

Como sabemos, en la época de la conquista española, los misioneros utilizaron el teatro para catequizar a los indígenas y desterrar así las prácticas religiosas anteriores. Las escenificaciones de la Pasión conmovían profundamente a los espectadores; así, el teatro de los evangelizadores actuó en favor de la cristianización.

Este tipo de representaciones se mantuvo hasta nuestros días, y en sitios como Iztapalapa, donde los habitantes de sus ocho barrios: La Asunción, San Ignacio, Santa Bárbara, San Lucas, San Pablo, San Miguel, San Pedro y San José, conviven entre la modernidad y la tradición, aun mantienen la ancestral costumbre heredada para representar, con gran realismo, la Pasión de Jesucristo en una fiesta que permite la reafirmación y la cohesión cultural de sus residentes.

Ninguna versión es igual a la anterior, la modificación de escenarios, los papeles que se heredan, la elección de la joven y el varón que representarán a Jesús y María, así como los pasajes de la vida de Cristo que van agregando año con año, y los diferentes personajes que le dan vida a esa escenificación, la hacen diferente cada año.

Durante cinco días, Iztapalapa se convierte en Jerusalén, donde miles de creyentes, turistas nacionales y extranjeros, observan los pasajes más importantes de la Pasión de Cristo, a través de escenarios, paisajes, iglesias, capillas, calles, parte del Cerro de la Estrella, explanada del Jardín Cuitláhuac y algunas estructuras levantadas para la ocasión.

semana santa iztapalapa 3

Todos los actores participantes son rigurosamente seleccionados y deben reunir algunos requisitos como capacidad histriónica, mímica, voz clara y potente, facilidad de palabra, apariencia según sea el personaje a interpretar, haber nacido en el pueblo, ser hijo de padres oriundos de Iztapalapa, no tener vicios y ser de la religión católica.

Para representar a Jesucristo, los candidatos deben tener los atributos físicos necesarios para resistir el traslado durante toda la representación que inicia con el Domingo de Ramos, pero sobretodo, el trayecto del Viernes Santo, cuando es condenado llevando a cuestas la cruz de madera que pesa aproximadamente 90 kilos y soportando además caídas y golpes de los soldados romanos.

La representación del Vía Crucis en Iztapalapa comienza con el Domingo de Ramos, con la bendición de las Palmas en la Parroquia de San Lucas, y la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, en el santuario del Señor de la Cuevita.

El jueves Santo se celebra la procesión por las principales calles emulando la visita a las siete casas, que en este caso es a los ocho barrios; la Última Cena; el lavatorio en el Jardín Cuitláhuac; la Oración en el Huerto de los Olivos y la Aprehensión, en el Cerro de la Estrella.

ultima cena iztapalapa

El Viernes Santo es el día de la tragedia litúrgica, con el Juicio, la presentación del Nazareno ante Poncio Pilatos; los azotes y coronación que se escenifican en la explanada del Jardín Cuitláhuac, para seguir por las calles, donde cientos de nazarenos también llevan a cuestas su cruz y corona de espinas, así como centuriones, soldados romanos y heraldos que abren paso al Mesías hasta el Cerro de la Estrella para la Crucifixión y a las tres de la tarde, da fin esta representación de la Pasión y muerte Jesús.

Es así como inició la tradición de escenificar la Pasión de Cristo en Iztapalapa, la cual es reconocida a nivel mundial y es una de las actividades a las cuales se puede asistir con motivo de los festejos de la Semana Mayor en la Ciudad de México.