Seleccionar página

México es un país fiel a su tradición católica; ésta ha logrado permanecer a través de sus ritos y costumbres, resultado del sincretismo de sus raíces indígenas y su influencia española. Tal es el caso de la Semana Santa.

cerro estrella semana santa

A lo largo del territorio nacional y en sus distintas regiones, durante esta semana se realiza una gran cantidad de manifestaciones populares para conmemorar la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, además de que se convierte en una oportunidad inmejorable para visitar México, sobre todo para quienes gustan del turismo cultural y religioso, ya que esta celebración religiosa enmarca una de las ceremonias más impactantes del catolicismo.

La celebración de Semana Santa tiene sus orígenes en las peregrinaciones a los lugares donde ocurrió la pasión y muerte de Jesucristo, donde se recitaban oraciones e himnos, mismas que fueron extendidas por franciscanos.

Lo que sucede durante la Semana Santa en México es mucho más que un conjunto de coloridas representaciones y peregrinajes, es la manifestación de la cultura, la fe y la unidad de un país a través de sus tradiciones. El espíritu familiar, la esperanza y la hospitalidad de un pueblo, alcanzan su máxima expresión en estas tradiciones que involucran a gran parte del territorio mexicano.

Uno de los lugares más representativos de esta época del año es Iztapalapa, en donde desde 1843, en el Cerro de la Estrella o Huizachtepetl se conmemora la Pasión de Cristo.

Diez años atrás, en 1833, los pobladores afectados y preocupados por la epidemia de cólera que asolaba a su comunidad, invocaron las imágenes de Cristo que se veneraban en sus respectivas ermitas de los barrios originales de Iztapalapa, para que terminara la ola de muerte que se cernía entre sus familiares. A los pocos días, según cuenta la historia, la mortandad por el cólera cesó.

Además del milagro de haber parado la epidemia, en San Lorenzo, uno de los pueblos de Iztapalapa, el Cristo invocado los favoreció con un agua milagrosa, pues del pie de un ahuehuete brotó un manantial y con el agua que de ahí emanó curaron a los enfermos y a la gente de los pueblos del sur.

semana santa iztapalapa

Como muestra de su agradecimiento a Cristo por haber escuchado sus ruegos, los habitantes de esa región iniciaron la representación del Vía Crucis, que hasta nuestros días ha recorrido tres siglos, de 1843 a 2017.

Desde entonces cada año, niños, jóvenes, adultos y ancianos de los ocho barrios de Iztapalapa: San Lucas, Santa Bárbara, San Ignacio, San Pablo, San José, San Pedro, La Asunción y San Miguel, salen a las calles a representar la Semana Santa. Es así como sus calles y colonias ubicadas en el perímetro del Cerro de la Estrella, se transforman para representar el pasaje doloroso de Jesús.