Seleccionar página

El gobierno argentino reforzó hoy sus críticas y denuncias en contra de las políticas bélicas de Reino Unido, cuyo gobierno reconoció que incrementará el gasto militar en las Islas Malvinas.

argentina cristina fernandez kirch
El canciller Héctor Timerman advirtió en una entrevista radiofónica que la decisión del gobierno británico representa “una provocación” para Argentina y “un insulto” para la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que ha emitido múltiples resoluciones para convocar a un diálogo.

Las Islas Malvinas son objeto de una añeja disputa entre Argentina, que reclama soberanía sobre ese territorio, ubicado en el extremo sur del continente americano, y la potencia europea, que en 1982 ganó la guerra contra el país sudamericano.

Uno de los ejes de la política exterior de la presidenta Cristina Fernández ha sido la demanda permanente para que Reino Unido se siente a negociar, tal y como ha convocado la ONU.

Timerman recordó que el país europeo se ha negado de manera sistemática a un diálogo bilateral y a discutir el tema Malvinas en foros internacionales.

“Nosotros apostamos al diálogo y al derecho internacional, por eso vamos a presentar una denuncia ante el Comité de Colonización de Naciones Unidas para seguir demostrando que América Latina y el Caribe han decidido ser una zona de paz”, afirmó.

El ministro de Relaciones Exteriores aseguró que Argentina “no tiene hipótesis de conflicto con ningún país del mundo”, mientras que el gobierno británico “está continuamente en estado de guerra en algún lugar del mundo”.

Añadió que al aumentar la presencia militar en las islas, el primer ministro británico, David Cameron, sólo quiere beneficiar a la industria armamentista y poner en marcha una “política agresiva” que “apela a un público muy conservador”.

La víspera, medios ingleses confirmaron que Gran Bretaña incrementará el gasto militar en Malvinas ante el supuesto temor de que Argentina invada las islas con apoyo de armamento ruso.

En respuesta, la cancillería calificó esta versión como “inverosímil e injustificable”, ya que es sólo un pretexto para agitar “el fantasma de una presunta amenaza argentina, aumentar el presupuesto militar británico y consolidar la creciente militarización de las islas”.

(ntx)