Seleccionar página

Las bebidas energizantes han adquirido en los últimos años gran popularidad entre los adolescentes y jóvenes atletas que las consideran una forma rápida y fácil de maximizar su actuación académica y deportiva.

bebidas energizantes

Cuando se dieron a conocer, fueron presentadas como una especie de milagro que ayuda a recuperar fuerzas cuando se está muy cansado y se requiere seguir activo. Sin embargo, no todo es lo que parece, ya que estos líquidos están compuestos principalmente por cafeína, hidratos de carbono, azúcares y el aminoácido conocido como taurina, mismos que ingeridos de manera indiscriminada pueden causar daños a la salud.

De hecho, la gran cantidad de cafeína contenida en una bebida energizante puede estimular de manera temporal la vitalidad, pero puede venir acompañada de otros problemas que tienen que ver con la conducta a través de nerviosismo, irritabilidad, insomnio, taquicardia y aumento en la presión arterial.

Por lo que respecta a la cantidad de azúcar, este tipo de bebidas puede contribuir a ganar peso.

Si se combinan con alcohol, puede ser incluso más problemático, porque éstas pueden atenuar la intoxicación y posiblemente conducir a beber demasiado y sufrir lesiones relacionadas con el alcohol, como es el caso de la intoxicación hepática.

Especialistas en nutrición recomiendan que el consumo de estas bebidas no exceda los 500 mililitros diarios, y en caso de sentirse cansado o agotado, se puede sustituir con dormir bien, incorporar actividad física en la rutina diaria y consumir una alimentación sana.