Seleccionar página

Antes o después es una idea que pasa por la cabeza de cualquier persona. Emanciparse y salir del hogar familiar para irse a vivir solo es una decisión importante que a veces tiende a retrasarse por falta de posibilidades económicas.

vivir sola4

Muchos no se atreven a dar el paso porque no les llegan los ingresos o porque no confían en su actual situación laboral, pero más allá de la parte económica, que evidentemente es lo principal, existen otras cosas que nos indican si estamos listos para vivir solos.

– ¿Dispuestos a cambiar nuestras prioridades?: No es que dejemos de viajar, comprar ropa, salir los fines de semana, pero sí acomodarlos de manera distinta. Antes, nuestro dinero era solo nuestro, la quincena era para salir corriendo al “shopping”; pero ahora lo primero que debemos pensar es que será para pagar la renta y los gastos. Ya que tengamos cubierta esta parte, podremos hacer lo que acostumbrábamos.

– Ser responsable: Esto indica que debemos hacernos cargo de nosotros mismos y de nuestra casa en todos los sentidos: cocinar, limpiar, lavar ropa, levantar las cosas tiradas, sacar la basura, etc. Al menos que tengamos la oportunidad de pagar por esto, estamos del otro lado, pero si no es nuestro caso, tendremos que hacerlo nosotros.

200434115-001

– Decir no: Esto es algo muy importante. Cuando recién nos mudamos, lo más seguro es que nuestros amigos quieran hacer fiesta porque ya tenemos casa sola y así es como terminamos haciendo reventones cada semana. Al principio será divertido, pero después esto acarreará molestia en nosotros porque nos cansará limpiar el desorden solos, eso sin contar las quejas de los vecinos. Decir “no”, se vale. Hacer reuniones no está mal, pero hay que respetar los tiempos y a los vecinos si no queremos tener problemas.

– Ser feliz solos: Irnos a vivir solos no significa sufrir, deprimirse, aburrirse y demás. Pasar los días en nuestro depa o casa sin compañía no tiene porque afectar. Es normal que uno u otro día nos dé el bajón y nos sintamos melancólicos, pero es importante aprender a pasarla bien sin alguien más.