Seleccionar página

En lo profundo de una boscosa cañada, emulando un pequeño pueblo, casi en el límite de Puebla con el estado de Tlaxcala, se encuentra un paraíso de divertimento y sanación: las Aguas Termales de Chignahuapan.

chignahuapan1

Ya sea en las aguas termales emanadas de manantial, en la temperatura fresca de la laguna o contemplando la caída vertiginosa de las cascadas, el visitante seguramente estará en contacto con el agua en sus distintas manifestaciones.

Los baños termales se encuentran en medio de una zona boscosa, donde también está el hotel Aguas Termales de Chignahuapan desde 1934. Dentro de sus instalaciones hay albercas al aire libre y albercas techadas; unas individuales y otras familiares, cuya temperatura oscila entre los 25 y los 38 grados centígrados; a diferencia de los 51 grados iniciales con los que brota el agua del manantial.

La laguna de Chignahuapan, también conocida como laguna de Almoloya, es un acuífero formado por nueve ojos de agua, donde está permitido pescar, pasear en lancha y darse un chapuzón, aunque su mayor utilidad, sin duda, es proporcionar el agua potable a todo el municipio. Muchos lugareños eligen este apacible sitio para pasar un día en contacto con la naturaleza, ya que se localiza a escasos cinco minutos de la ciudad.

También la parte alta de las cascadas de Quetzalpan se presta para organizar un día de campo entre amigos o con la familia, y al mismo tiempo contemplar la caída del agua a más de 200 metros de altura. El sitio rodeado de vegetación boscosa, está localizado al noreste, a unos ocho kilómetros de distancia del centro urbano.

chignahuapan3

El lugar cuenta con un hotel de modernas y funcionales instalaciones, a lo largo del cual se encuentran múltiples albercas; dos de ellas al aire libre. Para uso exclusivo de los huéspedes del hotel, también se ofrece una moderna alberca termal con camastros de piedra sumergidos en las curativas aguas. Por la noche, gracias a su espectacular iluminación, esta alberca da la sensación de hallarse sumergido en un mundo futurista, arropado por el cálido vapor que emana de ella.

Además, cuenta con otras opciones como salón de juegos, restaurantes, un SPA completo con diversos tipos de tratamientos y masajes, sala de meditación con asombrosa vista a las paredes de la cañada, o un temazcal de gran tamaño acompañado de un ritual para serenar la energía.